Público
Público

Naciones Unidas en Nepal condena las muertes por violencia en víspera de las elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La misión de Naciones Unidas en Nepal (UNMIN) condenó hoy las muertes de seis militantes maoístas y un candidato y pidió la suspensión de los agentes sospechosos de haber realizado un uso excesivo de la fuerza.

"Todas las partes deberían evitar provocaciones de una parte u otra, incluyendo la detención de militantes de los partidos", recomendó el líder de la UNMIN, Ian Martin, en el comunicado, en referencia al proceso electoral que vive Nepal.

La UNMIN anunció que un equipo de la organización se halla investigando el tiroteo que acabó con la vida de los seis maoístas 300 kilómetros al oeste de Katmandú, y que otro equipo viaja ya al lugar donde fue tiroteado anoche el candidato Rishi Prasad Sharma.

"El personal de seguridad contra el que haya sospechas razonables de haberse extralimitado en el uso de la fuerza o actuado con parcialidad debería ser suspendido mientras dura una investigación independiente de su cadena de mando", recogió el comunicado.

La UNMIN está coordinando su propia investigación sobre el asunto con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y con el Comité de Gestión de Paz y Conflictos.

Prasad Sharma, miembro del Partido Comunista de Nepal (Unido Marxista-Leninista), falleció anoche en el hospital, víctima de un disparo en el distrito de Surkhet.

Su muerte deparó ya esta mañana varios disturbios en el área, en los que se produjo el fallecimiento de otra persona víctima de disparos de la Policía.

Con la muerte del manifestante son ya ocho las personas muertas en las últimas horas, ya que anoche -aparte de Sharma- seis militantes maoístas murieron víctimas del fuego de la Policía, que intervino para proteger a un candidato al que se disponían a golpear.

En el período previo a las elecciones han muerto ya al menos 20 personas víctimas de la violencia, entre ellas dos candidatos.

El jueves, 17,6 millones de nepalíes están llamados a las urnas para elegir a sus representantes en una Asamblea Constituyente que deberá abolir la Monarquía (con 240 años de antigüedad) y preparar una nueva Constitución como parte del proceso de paz.