Público
Público

Nadal no piensa en vengarse ni en conseguir el número uno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No es la venganza o el número uno del mundo lo que más motiva en estos momentos al tenista Rafa Nadal de cara a la final del domingo del Roland Garros.

Cuando juegue su partido ante el sueco Robin Soderling, el manacorí sólo estará concentrado en recuperar su preciada corona en el Abierto de Francia.

Las circunstancias han conspirado para crear una final entre Nadal y Soderling, el tenista que se encargó de terminar con las esperanzas del español de lograr su quinto título consecutivo el año pasado en Roland Garros.

Tras esta derrota en octavos de final, la carrera de Nadal alcanzó su nivel más bajo cuando sus problemas de rodilla le impidieron defender el título en Wimbledon y perdió el número uno del mundo a manos de Roger Federer. En ese entonces, muchos temían que su carrera estuviera en declive.

Sin embargo, una gran temporada este año en tierra batida ha provocado que el tenista, de 24 años, volviese a recuperar su nivel.

Nadal sólo ha perdido un set en Roland Garros hasta el momento, y ha ganado 21 partidos consecutivos sobre la arcilla tras lograr los títulos en Montecarlo, Roma y Madrid.

El registro del manacorí en París es de 37-1, pero la mancha en su expediente dibujada por Soderling sigue sin borrarse.

"Nunca he creído en la venganza (...) Si pierdo, pierdo, y voy a felicitar a Robin porque lo hizo mejor que yo", dijo Nadal a periodistas.

"Para mí, la venganza no existe en ningún partido, y menos en una final de Roland Garros", agregó.

EN LA SENDA DE BORG

Que Soderling ha mejorado su tenis está fuera de toda duda.

El tenista de 25 años, cuyo juego se basa en un gran primer servicio y en un poderoso golpe de derecha, mostró un gran nivel para eliminar al actual campeón Federer en los cuartos de final.

Por esto, Bjorn Borg, seis veces campeón del Abierto de Francia, cree que su compatriota podría llegar a ser número uno del mundo.

"Probablemente no hay un jugador de tenis en el mundo con más confianza en este momento", dijo esta semana.

"Robin tiene todos los atributos que los jugadores de tenis deben tener. Ser el número uno del mundo es y debe ser su meta", agregó.

Soderling viene de vencer al checo Tomas Berdych en la semifinal, triunfo que posiblemente le dio mucha confianza en sí mismo, la misma que consiguió tras vencer a Nadal el año pasado.

El sueco también derrotó a Nadal en el Torneo de Maestros de Londres en noviembre pasado y claramente cree que puede hacerlo de nuevo.

"Hemos jugado mucho. Me ha vencido muchas veces y yo le gané en un par de ocasiones. Siempre es bueno haber vencido a un jugador antes. Sé que puedo ganarle. Se lo demostré", dijo Soderling a periodistas mientras se preparaba para su segunda final consecutiva en Roland Garros.

"Espero no estar tan nervioso como el año pasado en la final (contra Federer). Jugué muchos partidos importantes el año pasado contra buenos jugadores, en canchas importantes", añadió.

Una victoria llevaría a Soderling a clasificarse entre los cuatro mejores del mundo, mientras que a Nadal le permitiría arrebatarle el número uno a Federer.

Pero al español esto no le importa.

"Si gano el domingo será en la última cosa que pensaré", dijo Nadal.

"Yo soy el número dos y soy feliz donde estoy. Roland Garros es sólo una vez. El número uno sigue ahí durante unos meses más", agregó el tenista, que busca convertirse en el segundo hombre que ha ganado el Abierto de Francia cinco veces o más.