Público
Público

Nalbandian y Massú mantienen el espíritu olímpico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El argentino David Nalbandian, el mejor sudamericano en el torneo de los Juegos de Pekín, y el chileno Nicolás Massú, oro en Atenas, mantienen vivo el espíritu olímpico del tenis de América Latina.

Ambos se medirán en segunda ronda en un duelo entre Chile y Argentina, entre el vigente campeón olímpico venido a menos y el más sólido jugador hispanoamericano del momento.

El salvadoreño Rafael Arévalo protagonizó una de las sorpresas de la jornada, comprimida de partidos ante las anulaciones de la víspera por lluvia, al derrotar al surcoreano Hyung-Taik Lee, que le aventaja en casi 350 puestos en el ránking mundial.

También se clasificó el argentino Agustín Calleri, que aprovecha el puesto olímpico que dejó vacante Juan Ignacio Chela para seguir soñando con las medallas. Derrotó con comodidad al bahameño Devin Mullings por un doble 6-1.

Afuera quedaron el ecuatoriano Nicolás Lapentti, demasiado blando frente al francés Paul-Henri Mathieu (7-6(4), 6-2), el argentino Juan Mónaco, que no pudo rematar su remontada frente al croata Marin Cilic, interrumpida la víspera por la lluvia (6-4, 6-7(5), 6-3), la venezolana Milagros Sequera, evacuada en ambulancia con un tobillo malogrado cuando iba directa al triunfo ante la ucraniana Alona Bondarenko (3-6, 0-1, abandono), y el brasileño Thomas Bellucci, que no pudo contra el eslovaco Dominik Hrbaty (2-6, 6-4, 6-2).

Y la argentina Gisela Dulko, única representante de su país en el cuadro femenino, que perdió frente a la australiana Casey Dellacqua por 6-3, 6-4.

Massú prosigue su sueño de revalidar un oro que marcó el cenit de su carrera antes de caer a los puestos más bajos del ránking mundial. Derrotó con brillantez al belga Steve Darcis por 6-4, 7-5. Lo hizo en la diminuta pista 3, porque la central no se abrió hoy para el hombre que, todavía, tiene a su cuello el oro olímpico.

El chileno no podrá colgarse la doble medalla que logró hace cuatro años en Atenas, puesto que fue eliminado en dobles junto a su compatriota Fernando González por la pareja rusa Dmitry Tursunov y Mijail Youznhy (7-6(5), 6-4).

"No pasa nada, tenemos opciones en individuales", afirmó González, que ayer logró el pase a segunda ronda antes de que la lluvia detuviera la jornada y que hoy conoció el nombre de su rival, el croata Mann Cilic, que le derrotó en el Abierto de Australia de este año en el único duelo entre ambos.

También mantienen la ilusión en individuales Massú, que deberá ser grande para derrotar a un Nalbandian, quien apenas pasó problemas para deshacerse del chino Shaowuan Zeng (6-2, 6-1), un local de escasa entidad rescatado del fondo del ránking por los organizadores.

El cordobés, sin embargo, se despidió de la competición de dobles junto a Guillermo Cañas frente a los belgas Steve Darcis y Olivier Rochus (6-7(6), 7-6(5), 6-3).

Pero la hazaña del día fue la de Arévalo, un jugador de 22 años que en júnior se codeaba con los mejores del circuito y que ahora quiere volver a la elite, desde su puesto de 447 del mundo.

En Pekín puso la primera piedra al derrotar al surcoreano Hyung-Taik Lee por 4-6, 6-3, 6-4 en un partido trabajado, duro, que duró algo más de dos horas.