Público
Público

"Naomi me dijo que había recibido un diamante enorme de Taylor"

La actriz Mia Farrow y la ex agente de la supermodelo desmienten su testimonio ante el tribunal de la ONU. La representante de Campbell afirma que "flirteó" con el señor de la guerra liberiano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La actriz Mia Farrow puso ayer en entredicho el testimonio de la top model británica Naomi Campbell ante el Tribunal Especial de la ONU para Sierra Leona, al aseverar que la estrella de las pasarelas reconoció en un desayuno hace 13 años que fue el ex presidente liberiano Charles Taylor, acusado de 11 cargos de crímenes de guerra y contra la humanidad, quien le había regalado 'un diamante enorme'.

Farrow y Campbell coincidieron en una cena celebrada en 1997 en casa del premio Nobel de la Paz Nelson Mandela, en Ciudad del Cabo (Suráfrica). En el ágape también estuvo presente Taylor, el señor de la guerra que acababa de ser elegido presidente de Liberia tras una brutal campaña electoral. Se le responsabiliza de instigación de homicidios, violaciones, mutilaciones en masa, esclavitud sexual, canibalismo y reclutamiento de niños y niñas soldado, tanto en Liberia como en Sierra Leona.

Campbell testificó el jueves en la Haya ante la corte que juzga a Taylor y declaró que nunca supo quién era el autor del obsequio, aduciendo que para ella es habitual recibir regalos de desconocidos. Afirmó que dos hombres la despertaron en plena noche y le entregaron una bolsa que contenía unas tres piedras 'muy pequeñas, con aspecto sucio'.

Farrow, en cambio, aseguró que, la mañana siguiente a la fiesta, Campbell dijo 'nada más entrar en la sala' en la que desayunaban que el regalo provenía de Taylor. También precisó que la modelo habló de un sólo 'diamante enorme', aunque aclaró que no llegó a ver la gema.

La versión de Campbell choca también con la ofrecida por Carole White, su representante desde 1989 hasta 2006, quien declaró ayer ante el tribunal después de la comparecencia de Farrow. White también estuvo presente en la fiesta en casa de Mandela, así como en el desayuno del día siguiente. Según su testimonio, Campbell y el entonces presidente liberiano 'flirtearon ligeramente' durante la cena. Después, la modelo estaba muy 'excitada' y le confesó que Taylor le iba 'a regalar diamantes'.

White afirmó que ella misma y Campbell estuvieron esperando a los enviados de Taylor en un salón: 'Ella se comunicaba con ellos por teléfono, seguramente texto [SMS], y alguien le informó de que el coche estaba llegando', relató la ex agente de la supermodelo. Cuando los dos hombres llegaron, se sentaron frente a ellas narró White y les dijeron: 'Aquí están los diamantes', mientras le daban un papel arrugado con varias piedras preciosas. 'Cinco o seis, según creo', explicó la testigo, quien aseguró que Campbell le mostró las gemas y le dijo que estaba 'bastante decepcionada porque no brillaban'.

El falso testimonio ante el Tribunal Especial para Sierra Leona está penado con una elevada multa y hasta dos años de prisión. Por ahora no se han presentado cargos contra Campbell, que ha sido reticente a testificar desde que comenzó el juicio, en 2006.

White declaró que sugirió a Campbell donar las piedras preciosas a la Fundación Nelson Mandela de ayuda a los niños de Suráfrica. La maniquí aprobó la idea y dio las gemas en mano al entonces responsable de la entidad, Jeremy Radcliffe, quien confirmó la pasada semana que recibió tres diamantes. Sin embargo, él no los entregó a la fundación porque sabía que su procedencia podía ser ilegal. Así que los conservó durante más de una década hasta que el viernes pasado se los entregó a la policía de Suráfrica. Si esas piedras resultan ser diamantes en bruto, Radcliffe podría ser procesado porque su posesión sin licencia es ilegal en Suráfrica.

La acusación quiere utilizar estos testimonios como prueba de que Taylor poseía diamantes en bruto durante su estancia en Suráfrica porque los utilizaba para adquirir armas en el mercado negro que luego hacía llegar a los rebeldes sierraleoneses del Frente Unido Revolucionario (RUF). Este sanguinario grupo llegó a controlar el 90% de los yacimientos de diamantes de Sierra Leona.

Al parecer, las gemas pasaban al país vecino ocultas en tarros de mayonesa y Taylor las utilizaba para financiar los cruentos conflictos de ambos países. Se calcula que más de 250.000 personas murieron en Sierra Leona a causa de esta guerra.