Público
Público

La NASA aparentemente arregla el sistema reciclaje de orina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La NASA parece haber resuelto los problemas de un nuevo sistema de reciclaje de orina en la Estación Espacial Internacional, fomentando sus esperanzas de expandir la tripulación del puesto de investigación el próximo año, dijeron el martes altos cargos en la agencia espacial estadounidense.

Reutilizar el agua residual es esencial para duplicar la tripulación que vive a bordo de la estación de tres a seis miembros, especialmente ya que los transbordadores espaciales, que producen agua como un subproducto de sus sistemas eléctricos, deben ser retirados en dos años.

El dispositivo, parte de un nuevo sistema de 250 millones de dólares para preservar la vida bordo de la estación, se cerró durante tres intentos previos de purificar orina.

La NASA quiere que la tripulación del Endeavour lleve a casa muestras procesadas para analizarlas antes del declarar el sistema de purificación de agua listo para ser usado.

Dos rondas de modificaciones para estabilizar la centrífuga del dispositivo parecen haber funcionado, dijo el martes el director de vuelo Brian Smith. Terminó un proceso completo de cinco horas el lunes y estaba cerca de terminar un segundo proceso completo a tempranas horas a del martes.

Ingenieros planeaban mantener el artefacto operando todo el día esperando producir suficiente orina procesada antes de la partida del Endeavour el viernes. El dispositivo fue transportado a órbita e instalado en el laboratorio Destiny de la estación después de que el transbordador llegó el 16 de noviembre.

La estancia del transbordador en la estación de extendió un día para esperar las muestras.

"Vamos a intentar mantenerlo funcionando todo el día y que la tripulación recargue el tanque (de orina) cuando se vacíe", dijo Smith.

También el martes, la NASA probó el recientemente reparado empalme rotatorio del sistema de energía solar, que fue limpiado y restaurado durante cuatro caminatas espaciales de astronautas del Endeavour.

El empalme había sido contaminado con limaduras de metal, haciendo que la NASA lo dejara fijo en un lugar para evitar daños. Inmovilizar el empalme, sin embargo, evitó que los paneles giraran siguiendo al Sol para obtener toda la energía necesaria.