Público
Público

La NASA pierde el contacto con su sonda en Marte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los responsables de la NASA dijeron el lunes que habían perdido el contacto con la sonda Phoenix que habían enviado a Marte y anunciaron el fin de la misión en el planeta rojo, que ha durado más de cinco meses.

Las previsiones apuntaban a que la sonda robótica dejaría de comunicarse con sus operadores con base en la Tierra a medida que se congelara lentamente, hasta quedar inservible con la llegada del invierno marciano.

Pero el final repentino de sus transmisiones se produjo después de que una tormenta de polvo redujera aún más la entrada de la luz solar que proporcionaba energía a la nave.

La Phoenix, que aterrizó en el polo norte de Marte a finales de mayo, transmitió su última señal a la Tierra el 2 de noviembre y los científicos del proyecto dijeron que intentarían contactar con la sonda durante tres semanas más, pero que consideraban que la misión de 475 millones de dólares estaba esencialmente finalizada.

"De hecho cesaremos las operaciones, declarando el fin a las actividades en este punto", dijo a los periodistas en una sesión informativa el director de la misión, Barry Goldstein.

"Encenderemos la radio constantemente e intentaremos contactar con la Phoenix para ver si sigue funcionando, pero en este punto nadie del equipo tiene expectativas de que eso ocurra", agregó Goldstein.

Concebida en 2002 y lanzada en agosto de 2007, la sonda aterrizó en Marte el 25 de mayo en un desierto congelado para buscar agua y determinar las condiciones que podrían hacer posible el desarrollo sostenible de vida.

Desde entonces, la Phoenix registró nevadas, cortó trozos de hielo y descubrió que el polvo marciano tiene similitudes químicas con el agua marina de la Tierra.

Estas evidencias contribuyen a la teoría de que en el pasado circuló agua líquida con las condiciones necesarias para el desarrollo de vida.

En julio, los científicos de la NASA anunciaron que la Phoenix había "tocado y probado" agua en la superficie de Marte, resolviendo años de especulaciones sobre la existencia de agua en el planeta.

La sonda también envió a la Tierra más de 25.000 fotos.

Para finales de octubre, la sonda ya había superado por dos meses su tiempo operativo previsto.