Público
Público

Natalie Wood pudo herirse antes de morir ahogada

Así lo ha revelado un nuevo informe forense publicado este año.  Sin embargo, no hay pruebas suficientes para afirmar que su muerte no fue accidental. El caso sigue abierto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La actriz Natalie Wood tenía heridas en brazos y muñecas y arañazos en el cuello cuando su cadáver fue recuperado del océano Pacífico en 1981, lo que sugiere que estaba herida antes de llegar al agua, según un informe publicado el lunes por la oficina del forense del condado de Los Ángeles. Sin embargo, el documento, escrito en junio de 2012, señalaba que no había pruebas suficientes para afirmar que su muerte no fue accidental.

El cuerpo de la estrella de West Side Story y Rebelde sin causa, de 43 años, fue hallado flotando en la costa de la isla de Santa Catalina, en el sur de California, en 1981, después de que pasara una noche cenando y bebiendo en la isla y en un yate con su marido, la estrella televisiva Robert Wagner, y el actor Christopher Walken.

El caso ha estado rodeado de misterio y sospechas durante décadas El caso ha estado rodeado de misterio y sospechas durante décadas y los detectives de Los Ángeles reabrieron la investigación sobre la muerte de Wood en 2011. En junio de 2012, las autoridades cambiaron sin dar explicaciones el certificado de defunción, que recogía que había muerto ahogada, para incluir 'otros factores no determinados'.

El cambio se realizó basado en un documento de diez páginas, redactado como anexo al informe de autopsia original, que decía que Wood murió poco después de caer al agua. 'La localización de las heridas, la multiplicidad de las mismas, la falta de traumatismo en la cabeza, o heridas en el rostro, apoyan la idea de que se produjeron antes de su entrada en el agua', según el informe.

'Dado que hay muchas respuestas no resueltas y pruebas adicionales de evaluación, el examinador médico opina que la causa de la muerte debería permanecer como 'indeterminada'', añadió. Un portavoz del departamento del sheriff del condado de Los Ángeles dijo el lunes que el caso sigue abierto, pero no quiso hacer referencia a si se había encontrado alguna prueba.

El departamento del sheriff  ha dicho que ni Wagner, que tiene hoy 82 años, ni Walken eran sospechosos.