Publicado: 26.04.2014 13:05 |Actualizado: 26.04.2014 13:05

Navarro considera que las dimisiones del PSC en Girona son por "poder" y no por ideología

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer secretario del PSC, Pere Navarro, considera que las dimisiones en esta formación producidas en Girona obedecen más a una cuestión de "poder" que de ideologías y ha instado a que las opiniones discrepantes se canalicen a través de los órganos de participación del partido.

En una entrevista en el programa "Converses" de Cope-Cataluña, Navarro se ha referido así a la reciente dimisión de diez miembros de la ejecutiva socialista en Girona, entre ellos el presidente de la Federación del PSC de Girona, Joaquim Nadal, su hermano y exdiputado Manel Nadal, y la portavoz socialista en el ayuntamiento gerundense, Pia Bosch.

Respecto a que entre los dimisionarios se encuentre el presidente de la federación gerundense y ex conseller Joaquim Nadal, ha dicho que Nadal, que ha tenido altas responsabilidades políticas, "debería expresar sus discrepancias en los órganos de participación del partido".

Navarro ha pedido que no se confunda en este debate a la opinión pública porque -ha apuntado- "el PSC ni está contra el derecho a decidir como instrumento democrático ni está supeditado al PSOE".

"El PSC ni está contra el derecho a decidir como instrumento democrático ni está supeditado al PSOE"Pere Navarro ha asegurado hoy ante el Consell Nacional que las primarias han llegado al partido "para quedarse" y que son "imparables, no tienen marcha atrás" y ha mantenido que las próximas elecciones europeas y municipales supondrán un "cambio de ciclo".

Navarro se ha posicionado en estos términos después de que esta semana una decena de miembros de la ejecutiva de la Federación del PSC de Girona, entre ellos el veterano Joaquim Nadal, hayan dimitido de la dirección local por sus desavenencias con él.

Aunque no ha hecho referencia explícita al conflicto abierto en la federación de Girona, la mención a las primarias se ha interpretado como una respuesta a los miembros díscolos de su partido.

En su intervención, el líder socialista catalán ha dejado muy claro que fue una apuesta "muy valiente del último congreso del partido" y ha advertido que "la transparencia y la radicalidad democrática no tienen marcha atrás. Continuaremos haciendo primarias, implicando a la ciudadanía en la elección de los candidatos", ha apostillado.

A la vez, ha apostado por una nueva ley electoral catalana que "acerque los electores a los elegidos, para que la gente pueda pedir cuentas a los diputados" y ha advertido de que "sólo el voto al PSC puede parar a la derecha en estas elecciones europeas".

En este punto, ha subrayado que "alguien quiere secuestrar las elecciones europeas hablando de soberanismo", pero ha recordado que Convergencia compartirá bancada con un partido como UPyD, mientras que Unió estará en el mismo grupo que el PP.

A su juicio, ante ello debe llegarse a la conclusión de que "sí, tienen el mismo diseño de Europa, la misma visión de las ciudades, las mismas políticas económicas y de recortes de derechos y servicios, aunque Rajoy y Mas hagan la comedia de estar en el mismo lugar y no poderse saludar".

Para Navarro, ahora es necesaria una "Europa grande, porque el papel de la Unión Europea ante conflictos como Ucrania es bastante limitado, para decirlo amablemente".

"Algunos creen -ha proseguido- que lo pequeño es lo mejor y no, no, debemos ser grandes y hemos de construir esta Europa grande, fuerte y democrática, escogida por los ciudadanos, no puede ser lo que lo haga la 'troika', que nadie sabe quien es".

Hemos de construir esta Europa grande, fuerte y democrática, escogida por los ciudadanos, no puede ser lo que lo haga la 'troika', que nadie sabe quien es".Tras abogar por una "Europa más humana, próxima, sensible a los problemas y necesidades de la gente", Navarro ha dicho, asimismo, que hay que luchar contra los paraísos fiscales, donde se depositan 10 billones de euros, "el PIB de todo un año en la zona del euro".

Para Navarro, sólo el voto a los socialistas puede parar a la derecha europea y ha pronosticado que tanto los próximos comicios europeos como las elecciones municipales del próximo año significarán "un cambio de ciclo", con los socialistas volviendo a las instituciones "a hacer políticas de izquierdas, de creación de ocupación, de servicio, de recuperar los derechos recortados por la derecha".

"Se han acabado los gobiernos de derechas en Europa, España, Cataluña y en muchos municipios", ha augurado.

A la vez, ha reivindicado la fuerza de su partido y el "orgullo de ser de un partido que ha transformado esta sociedad como nunca lo ha hecho ningún otro partido, el orgullo de continuar trabajando y compartiendo los valores del catalanismo, del federalismo y del socialismo, los mismos de cuando fundamos el partido".

Ante el próximo ciclo electoral, ha requerido al partido "la fuerza para hablar con la gente en todas partes, la convicción, el trabajo y los valores porque con ellos veremos este cambio de ciclo que necesita la sociedad catalana, española y europea".

Durante el Consell Nacional en el que se ratificarán 76 cabezas de lista para las elecciones municipales, Navarro ha rememorado sus años al frente de la alcaldía de Terrassa, "mirando a los ojos de la gente", y no ha desaprovechado para criticar la política del alcalde Xavier Trias puesto que cree que desde que CiU gobierna en Barcelona el Ayuntamiento "se ha convertido en el banquero de la Generalitat".

Entre aplausos y con un abrazo, se ha dirigido al candidato Jaume Collboni para afirmar que cuando sea alcalde en mayo próximo "todo esto cambiará".

Tampoco ha olvidado pedir a la Generalitat que pague los 1.400 millones de euros que debe a los ayuntamientos.

El Consell Nacional del PSC ha empezado con un recuerdo a los recientemente fallecidos Gabriel García Márquez, al escritor de Tortosa Gerard Vergés y al ex-entrenador del Barça, Tito Vilanova.