Público
Público

Tras negarle el visado, Amy Winehouse actuará en los Grammy "vía satélite"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cantante británica Amy Winehouse no podrá actuar el próximo domingo en la ceremonia de los Premios Grammy "in situ", al serle denegado el visado para entrar en Estados Unidos, pero sí lo hará vía satélite.

La embajada estadounidense en Londres rechazó la solicitud de visado de la artista, que aspira este año a seis Grammy, considerados los galardones más prestigiosos de la música, entre ellos los de mejor canción, por "Rehab", y mejor disco del año, por "Back to Black".

Pero Winehouse, que fue detenida y multada el pasado año en Noruega por posesión de cannabis, no se quedará sin actuar en la ceremonia, que se celebra en Los Ángeles: lo hará en directo, vía satélite, desde un estudio en Londres.

Incluso saldrá hoy mismo de la clínica de desintoxicación en la que ha estado ingresada las últimas dos semanas para tratar de superar su adicción a las drogas con el objetivo de "preparar su actuación", confirmó un portavoz de la artista.

"Tengo muchas ganas de ir y estoy muy entusiasmada por actuar en mis primeros premios Grammy. Querría agradecer a todo el mundo su apoyo en las últimas dos semanas. Siento de veras no poder estar allí, pero aprecio que se me haya dado una segunda oportunidad vía satélite", dijo la cantante, en declaraciones de las que se hace eco la agencia británica de noticias PA.

Un portavoz aseguró, por su parte, que Amy se siente "genial" y "está deseando hacer lo que sabe hacer mejor".

Añadió que la cantante continuará "bajo supervisión médica total" y "su tratamiento continuará como hasta ahora".

La cantante ingresó hace dos semanas en una clínica en el norte de Londres para someterse a un tratamiento de desintoxicación, tras la difusión de un polémico vídeo en el que aparecía supuestamente fumando crack.

Winehouse, cuyo increíble talento se ha visto eclipsado por las noticias sobre su adicción a las drogas y su turbulenta vida privada, fue interrogada esta semana por la Policía británica en relación con el polémico vídeo, colgado en enero pasado en su página web por el periódico sensacionalista británico "The Sun".

En la grabación, la artista, que triunfó con la canción "Rehab", en la que describe su renuencia a someterse a un tratamiento de desintoxicación, explicaba que se había tomado también "seis valiums", éxtasis y cocaína.

A su adicción a las drogas, contra la que trató de comenzar el año pasado sin éxito terapias de desintoxicación hasta en tres ocasiones, se suman los problemas legales de su marido, Blake Fielder-Civil.

El hombre se encuentra en la actualidad en prisión condicional acusado de agredir al dueño de un pub e intentar obstruir el curso de la justicia y el año pasado ella fue detenida y puesta en libertad bajo fianza en relación con ese caso.