Público
Público

La negociación del ERE se enquista a 10 días del fin del período de consultas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Nissan con el que la multinacional quiere despedir a 1.680 trabajadores se enquista a diez días del fin del período de consultas, como lo refleja la brevedad del encuentro de hoy entre empresa y trabajadores, que no ha durado ni una hora.

Hoy se reunían empresa y trabajadores para seguir negociando el ERE, pero la reunión ha sido excepcionalmente corta, según ha explicado Javier Donate, presidente del comité de empresa de Nissan en Zona Franca, el centro más afectado por el ERE, ya que en él el ajuste se plantea sobre 1.500 trabajadores.

"Nosotros habíamos pedido documentación sobre previsiones de producto y planes de otras factorías que la empresa no nos ha entregado, alegando que no es necesaria", ha lamentado Donate tras la reunión.

Por tanto, el encuentro ha finalizado sin ningún avance y sin movimientos de las dos partes en sus posiciones iniciales a la hora de negociar el ERE.

Se espera que la semana que viene el mediador vuelva a convocar a trabajadores y empresa a la que será la última reunión del período consultivo, tras el cual la administración, en este caso la Generalitat, ha de pronunciarse sobre en qué condiciones aprueba el ERE, a menos que opte por prolongar este período.

Por su parte, portavoces de Nissan han manifestado a la salida de la reunión que lamentaban que no se entrara a negociar ya los detalles del plan social del ERE y que, por tanto, a su juicio, no veían motivos para alargar el período de consultas, a no ser de que en lo que queda de negociación se entre en detalles concretos.

Según Donate, "la empresa no ha puesto ninguna propuesta sobre la mesa y sigue centrada sólo en cómo negociar los despidos", por lo que ha anunciado nuevas movilizaciones, que se concretarán en una asamblea que tendrá lugar hoy a las 14.00 horas.

Los sindicatos justifican la petición de documentación, que incluía previsiones de producción de modelos que se fabrican en Barcelona pero también en otras partes del mundo, como es el caso del Navara o de la furgoneta X-80, para ver si se puede trasladar a la capital catalana una parte de esa producción y paliar así la situación de crisis industrial que está pasando Nissan Motor Ibérica.

Para mañana se ha organizado una donación de sangre de los trabajadores de Nissan en la fábrica de Zona Franca y el próximo viernes volverá a haber una gran manifestación en Barcelona, cuyo horario definitivo se concretará en la asamblea de hoy.