Público
Público

Negociación maratoniana para evitar la quiebra griega

Primer contacto "productivo" con los negociadores de la UE y el FMI. Atenas investiga la fuga de capitales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno griego está inmerso en una negociación larga y complicada para evitar que el país llegue a la quiebra. En la teleconferencia entre el ministro de Finanzas Evángelos Venizelos y los técnicos de la troika, que tuvo lugar ayer por la tarde y que previsiblemente continuará hoy, se pusieron sobre la mesa más ajustes y reformas, así como la aplicación de las medidas de reducción del déficit y el desembolso del sexto tramo del primer paquete de ayuda. El objetivo es llegar a un acuerdo sobre el nivel del déficit y ahorro para este año, y al mismo tiempo demostrar que el Gobierno griego está dispuesto a acelerar las reformas necesarias.

Una de las medidas para conseguir este objetivo es inspeccionar a las personas físicas o jurídicas que hayan sacado del país depósitos bancarios por valor de más de 100.000 euros desde el año 2009. A todas las entidades bancarias en Grecia se les solicitará que presenten una lista de datos con todos aquellos que hayan hecho esos movimientos con el fin de imponer sanciones. Se estima que desde principios de 2011 se han ido retirando de los bancos griegos unos 21.420 millones de euros, mientras que en total los depósitos individuales y de empresas en el extranjero ascienden a unos 300.000 millones, un número muy cercano a la totalidad de la deuda estatal, que se situaba en los 330.000 millones hace un año.

Merkel y Obama acuerdan la necesidad de una acción conjunta

Aunque la teleconferencia entre Venizelos y el equipo de la troika seguirá hoy, el Ministerio de Finanzas heleno ha calificado las conversaciones hasta el momento de 'productivas'. Al dar la reunión por acabada, se celebrará un Consejo de Ministros para concretar las medidas inmediatas y poner en marcha lo que corresponde a cada sector de la economía.

En Bruselas, la Comisión Europea contaba con una 'rápida vuelta de los funcionarios' a Atenas si la teleconferencia de anoche satisfacía a las instituciones internacionales. Bruselas confía en que 'a finales de mes' finalicen las negociaciones para que los 8.000 millones del sexto tramo de ayudas lleguen antes de mediados de octubre y evitar así un impago de Atenas, informa Daniel Basteiro desde Bruselas.

Por su parte, el presidente de EEUU, Barack Obama, y la canciller alemana, Angela Merkel, mantuvieron ayer por la tarde una conversación telefónica en la cual acordaron la necesidad de diseñar una acción concertada en los próximos meses para afrontar de manera conjunta 'los actuales desafíos económicos' y 'garantizar la recuperación económica global'.

Venizelos advierte de que va a ser una semana muy difícil para la zona del euro

Hasta que eso ocurra, los griegos tendrán que seguir afrontando en solitario sus propios retos. Ayer por la mañana tuvo lugar en Atenas una conferencia de The Economist, donde participaron Venizelos y el representante permanente del FMI en Atenas, Bob Traa.

Venizelos dijo que esta semana será 'muy difícil para Grecia y para la eurozona' y reconociendo el retraso en las reformas estructurales afirmó que hay que acelerar el proceso. El responsable de las finanzas griegas dijo que la economía helena se reducirá un 5,5% este año y que se espera un déficit de 1.800 millones. No obstante, Venizelos marcó que en 2012 se puede producir un superávit de 3.000 millones. 'Es esencial para nosotros conseguir los objetivos fiscales, volver a superávit lo más pronto posible y aplicar todas las reformas para que nuestra economía vuelva a ser competitiva'. Adicionalmente, Venizelos afirmó que el Gobierno no impondrá nuevos impuestos, subrayando que lo esencial es reformar el mecanismo de recaudación fiscal.

Por su parte, Bob Traa declaró que Atenas ha hecho un progreso considerable, pero que hay que seguir con las reformas estructurales si quiere reducir el déficit hasta un nivel sostenible. Traa lamentó el retraso en el proceso de las privatizaciones (se espera ingresar 5.000 millones hasta finales del año y 50.000 millones hasta 2015) y se mostró partidario de una reducción del sector público y de medidas para mejorar sustancialmente el sistema fiscal.

Más en concreto, el representante del FMI propuso la fusión de empresas estatales, el despido de unos 100.000 empleados públicos hasta el año 2015 y más recortes en salarios y pensiones. 'No debe haber tabúes para los despidos', dijo Traa, comentando que 'el programa que está aplicando Grecia necesita el consenso social más amplio posible'.

Se recuerda que hace unos días el Gobierno griego decidió imponer un nuevo impuesto sobre la propiedad inmobiliaria, que afectará a unos siete millones de griegos independientemente de su estado laboral, aunque quedaron excluidas las propiedades estatales y eclesiásticas.

Esta nueva tasa provocó fuertes reacciones por parte de la oposición y los partidos políticos, así como en la calle con la gente protestando y preguntando: '¿Cuántas veces tenemos que recomprar nuestras casas?'.