Público
Público

El negociador para formar gobierno en Bélgica vuelve a presentar su dimisión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El encargado de las negociaciones para formar gobierno en Bélgica, el socialista francófono Elio Di Rupo, ha presentado hoy su dimisión al Rey por segunda vez en seis días dado su fracaso para conseguir acordar una reforma de Estado que permita forjar una nueva coalición.

El rey de los belgas, Alberto II, todavía no se ha pronunciado sobre si acepta la dimisión o bien obliga a Di Rupo a continuar buscando una vía de acuerdo, como ya hizo el pasado domingo.

El líder de los socialistas francófonos ha presentado su dimisión con "tristeza" pues, según Di Rupo, la mayoría de los partidos "estaban preparados para aceptar" su última propuesta de acuerdo sobre el modelo de financiación y la organización del distrito electoral de Bruselas-Halle-Vilvoorde (BHV).

El partido que habría torpedeado el acuerdo habría sido de nuevo la formación nacionalista flamenca N-VA, la papeleta más votada en Flandes en las elecciones del pasado 13 de junio.

Según Di Rupo, la fórmula de financiación que reclama la NV-A para Flandes significa "el empobrecimiento de la comunidad francófona" y "no se puede dar un cheque en blanco, sólo para conseguir un acuerdo".

Pese a haber presentado su dimisión, el líder socialista de origen italiano ha apuntado que es "optimista" sobre la posibilidad de que las distintas comunidades y regiones lleguen a un acuerdo bueno para todos los ciudadanos belgas, "ya sean francófonos, flamencos, bruselenses o de la parte germanófona" del país.

La última tanda de reuniones habían sido calificada como la de "la última oportunidad" pero han pesado más que la búsqueda de un entendimiento las desavenencias entre los partidos flamencos y francófonos sobre la financiación de la región de Bruselas dentro del conjunto del marco económico entre el Estado federal, las regiones y las comunidades lingüísticas del país.

Las últimas propuestas de Di Rupo y de los socialistas flamencos (SPA) parecen no haber satisfecho al líder separatista De Wever, que ha calificado la propuesta financiera para los flamencos de "inaceptable" y que ha afirmado que "no hay que dramatizar" y que está "muy tranquilo" pese a haber boicoteado la enésima opción para formar gobierno.

El presidente de los socialistas en Bruselas, Philippe Moureaux, ha sido el más pesimista tras el bloqueo de hoy y ha señalado que quizá el país esté entrando en "la organización progresiva de la separación".

Moureaux ha llamado la atención sobre el hecho de que en la escisión del distrito electoral de Bruselas-Halle-Vilvoorde está uno de los mayores puntos de enfrentamiento entre ambas comunidades.

El democristiano flamenco Yves Leterme, primer ministro saliente, sigue con las riendas del gobierno provisional, que asumió su cargo tras el nombramiento del ex líder del partido Herman Van Rompuy, presidente permanente del Consejo Europeo.

Si el Rey acepta la dimisión de Di Rupo deberá nombrar en las próximas horas un nuevo encargado de negociar la formación de gobierno para intentar dar con la fórmula de Estado.