Público
Público

Un negocio de sesenta años llamando a la puerta

Fermax es una empresa familiar que nació en Valencia en 1949 impulsada por Fernando Maestre. Su idea era crear un primer modelo de interfono: un equipo que se utiliza para hablar entre dos puntos. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cuando Sergio Maestre tuvo su primera reunión en Damasco (Siria), en 1993, todo le pareció extremadamente lento. Como director comercial ejecutivo de Fermax, buscaba oportunidades en los países árabes para expandir su negocio de porteros automáticos. Y las encontró, aunque a base de paciencia y 'beber mucho té', como él mismo dice.

La llegada a Damasco fue el comienzo de una nueva etapa de expansión internacional, en la que la empresa apostó por los mercados árabes. Países como Líbano, Siria, Jordania o los Emiratos Árabes se convirtieron en el nuevo objetivo de la empresa, que tuvo que adaptarse a una forma muy distinta de hacer negocios. El director comercial de Fermax destaca 'la hospitalidad de la gente' cuando acude a Siria o Líbano: 'Son muy amables y una vez que te conocen quieren pasar contigo el máximo tiempo posible, llevarte a sitios y enseñarte cosas'. Cuesta acostumbrarse a las reuniones, que 'se hacen eternas'. 'Nosotros estamos acostumbrados a ir al grano, ellos necesitan más tiempo, crear un ambiente de confianza y eso lleva más tiempo', señala Maestre.

Los modelos actuales incluyen controles de acceso a los edificios

Fermax es una empresa familiar que nació en Valencia en 1949 impulsada por Fernando Maestre. El nombre de la marca es una mezcla de las primeras letras de su nombre y primer apellido. Su idea era crear un primer modelo de interfono: un equipo que se utiliza para hablar entre dos puntos. Ese mismo año, Maestre lanza en el mercado español el primer intercomunicador para uso industrial y profesional: el radio interfono, del que consigue la patente en 1950. Entonces Fermax era sólo un taller.

Han pasado sesenta años y las nuevas tecnologías se abren paso. La empresa está ahora volcada en los videoporteros, según cuenta Sergio Maestre. El director comercial ejecutivo destaca la 'seguridad' que proporcionan a los hogares: 'No sólo escuchas sino que también ves quien llama, proporcionan más control y siempre es bueno saber quién entra'.

Innovación

La empresa comercializa sus productos en más de 60 países

Aunque Fermax lanzó al mercado el primer modelo de videoportero ya en los años ochenta, este aparato no ha dejado de incluir mejoras. Las imágenes, que antes eran en blanco y negro y poco nítidas, son ahora en color, y las pantallas resultan más ligeras y pequeñas. Además, los modelos actuales incluyen controles de acceso a los edificios mediante tarjetas magnéticas identificativas.

La apuesta de la compañía por la Investigación y el Desarrollo, incluyendo el diseño, le ha permitido a ser líder en la evolución de estos modelos. 'Desde el comienzo le dimos mucha importancia al diseño y hemos trabajado con grandes diseñadores, especialmente Ramón Benedito', explica Sergio Maestre. El primer producto que diseñó Benedito para Fermax fue el Teléfono mural T-1, en los años setenta, modelo que veinticinco años después se expuso en el museo Reina Sofía como hito del diseño español de esa década.

Con el tiempo, lo que empezó en un sencillo taller de Valencia se ha convertido en una empresa fuertemente internacionalizada. 'Comenzamos en Valencia y alrededores, extendiendo nuestra red comercial poco a poco', cuenta Sergio Maestre. El salto al exterior llegó de la mano del Instituto de Comercio Exterior (Icex) y sus misiones comerciales. De esta forma la empresa aterrizó América Latina en los años setenta: Argentina, Chile, Colombia... 'Más tarde aprovechamos la cercanía de Francia y Portugal para continuar la internacionalización, ya en los ochenta', explica.

En la actualidad, Fermax comercializa sus productos en más de sesenta países, y cerca del 50% de su producción se dirige a los mercados exteriores.

 

Desde que en 1949, Fernando Maestre lanzara el primer modelo de interfono, Fermax ha mejorado sus prototipos hasta incluir cámaras e imágenes de vídeo y conseguir diseños más estéticos. En varias ocasiones, han contado con la colaboración de prestigiosos diseñadores.