Público
Público

Los negocios de pago despegan en Internet

Cada vez más usuarios admiten el abono de una cuota mensual para ciertos servicios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En marzo de 2010, se cumplirá una década desde el pinchazo de la burbuja puntocom. Internet reventó en las narices de quienes, convencidos de las posibilidades de la Web o llevados por la nueva corriente especulativa, invirtieron su dinero antes de que existiese un modelo de negocio rentable. Muchas cosas han cambiado desde entonces, como demuestra el informe La Sociedad de la Información en España 2009 de la Fundación Telefónica, presentado ayer. Es cuestión de cifras, de número de usuarios, de velocidades de acceso a la Red, de tipos de dispositivo... pero además, empiezan a consolidarse modelos de negocio capaces de asegurar 'la financiación de las empresas que realizan su actividad en Internet'.

La gran dificultad sigue siendo 'la tendencia global de los internautas a considerar que los servicios deben ser gratuitos', lo que hace que la publicidad se mantenga como principal fuente de ingresos. La buena salud de los ingresos publicitarios, con crecimientos en España en 2008 del 25% hasta 610 millones de euros, mientras decrecía en el resto de medios, es un incentivo al todo gratis. Pero ya no es la única posibilidad. 'Muchos (usuarios) empiezan a estar dispuestos a pagar una cuota en determinados casos'. El informe pone como ejemplo lo ocurrido con 'juegos on-line como War of Warcraft, que cuenta con más de diez millones de suscriptores que pagan 15 dólares (10,5 euros) mensuales por su uso'.

Han surgido fórmulas híbridas, o Freemium, que combinan servicios gratuitos (free, gratis en inglés), con servicios premium (con valor añadido), por los que exigen un pago. El informe destaca Spotify como ejemplo de éxito de esta combinación. La web de escucha (no descarga) de contenidos musicales, impone 'limitaciones en su versión gratuita además de la obligación de escuchar publicidad, mientras que su versión de pago permite más calidad y acceso desde móviles por 9,99 euros al mes'.

La próxima revolución que espera el sector, después de la 'del mundo de la música con la digitalización de contenidos y su distribución por Internet', es la réplica 'en el mundo editorial'. La rebaja de los precios de los e-readers (libros digitales), por debajo ya de 300 euros, es una de las claves del futuro de este negocio. Amazon, con las diferentes versiones de su dispositivo Kindle, aparece como una de las empresas con más posibilidades. La capacidad de descargarse contenidos se esté donde se esté sin necesidad de un ordenador gracias a la tarjeta de móvil que incorpora la versión internacional del Kindle 2 es una de sus grandes fortalezas.