Público
Público

Los negros de EEUU celebran la victoria de Obama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En iglesias y en bares, en la calle y en sus casas, los afroamericanos celebraron el martes la histórica victoria electoral de Barack Obama con lágrimas, bocinas y gritos de alegría.

En Nueva York, gente de todas las razas abarrotaba las calles desde Broadway y la Universidad de Columbia hasta la oficina de campaña de Obama en la calle 105, coreando su nombre.

Los partidarios del candidato demócrata salieron durante horas a celebrarlo en las calles de Washington, gritando y haciendo sonar las bocinas de sus coches. Una multitud de varios cientos de personas se reunió frente a las puertas de la Casa Blanca tocando un tambor.

En Atlanta, en la vieja iglesia del defensor de los derechos civiles Martin Luther King, un grito ensordecedor respondió al anuncio de la victoria de Obama y prosiguió durante varios minutos.

"La noche antes de que King fuera asesinado, dijo: 'He he estado en la cima de la montaña, he mirado abajo y he visto la tierra prometida. Puede que no llegue allí con vosotros'", dijo el pastor Raphael Warnock.

"Esta noche hemos logrado la promesa de América", afirmó.

En el Parque Grant de Chicago, el reverendo Jessee Jackson estaba de pie entre una multitud de miles de partidarios de Obama, con lágrimas cayendo por las mejillas.

Jackson, que se presentó en dos ocasiones a la Casa Blanca, presenció el asesinato de King en Memphis hace 40 años.

"LA GUERRA CIVIL TERMINÓ"

Para cualquiera que conozca la historia de esclavismo de Estados Unidos y la Guerra Civil que dividió al país en el siglo XIX, la victoria de Obama es un hito.

El esclavismo y su sucesor, un brutal sistema de segregación racial que prevaleció en el sur hasta los años 60, han ensombrecido durante mucho tiempo el orgullo de este país sobre sus ideales democráticos.

Barack Hussein Obama - ganó suficientes votos electorales para convertirse en presidente de los Estados Unidos", escribió el columnista del New York Times Thomas Friedman.

Para muchos, la victoria de Obama es aún más dulce porque acaba con los temores de que los sondeos de opinión estuvieran exagerando su ventaja frente al republicano John McCain entre la mayoría blanca del país.

Dornse Pewitt, que estaba en Chicago esperando a que Obama diera su discurso de victoria ante más de 200.000 personas, afirmó que la designación de un hombre negro le da esperanza para sus hijos.

"Quizá la gente será capaz de verles de forma diferente y mire más allá del color de su piel".