Público
Público

Neri, el cerebro de la ‘trama SGAE’, sólo posee un garaje

21 metros cuadrados es todo lo que ha podido bloquearle el juez para que no lo venda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José Luis Rodríguez Neri. Le acusan de ser el cerebro que dirigió la presunta trama de desvío de fondos de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que dirige la investigación, asegura en su auto que hay indicios de que, gracias a la operativa que supuestamente ideó con conocimiento de Teddy Bautista, expresidente de la SGAE, se desviaron cerca de 27 millones de euros procedentes de los derechos de autor hacia un entramado de sociedades controladas por su entorno personal y familiar con epicentro en Microgénesis. Rodríguez Neri llegó a cobrar de la SGAE, en total, según el citado auto, 313.000 euros al año, más que el propio Teddy. Ha estado en prisión algo más de un mes pero ya está en la calle tras lograr reunir avales hipotecarios para presentar la fianza de 300.000 euros que le exigía el juez.

¿Sus propiedades? Un garaje. Poco más de 21 metros cuadrados. Eso es todo lo que el Registro de la Propiedad dice que tiene a su nombre Neri, ex director general de SDAE (la filial tecnológica de SGAE, ya disuelta), expresidente de Microgénesis e imputado en el marco de la operación Saga. Un garaje en la calle Servando Camúñez de San Fernando (Cádiz). Ese es el único inmueble que le pudo bloquear el Juzgado de Instrucción número 5 de Madrid el pasado 1 de julio para evitar su venta por si debe responder con sus bienes de daños causados.

La propia nota informativa de dominio y cargas del registro referente al citado garaje recoge una 'anotación preventiva de prohibición absoluta de disponer, vender, gravar, obligar o enajenar decretada por el Juzgado número 5' según 'mandamiento expedido el día 1 de julio', dos días antes de que la Guardia Civil entrase en el Palacio de Longoria, sede de la SGAE, entre otras dependencias de la gestora y del entramado de Microgénesis.

Neri, su pareja, María Antonia García Pombo, la hermana de esta, Eva García Pombo, y Rafael Ramos figuran en el auto del juez Ruz como presuntos participantes en 'un delito continuado de apropiación indebida de especial gravedad [...] -penado con hasta seis años de prisión-, así como un delito de administración fraudulenta -penado con hasta cuatro años de prisión'. Neri, además, habría incurrido presuntamente en un 'delito societario por negativa o impedimento a los socios del ejercicio de los derechos de información y participación, penado con hasta 12 meses de multa' y Ramos podría haber participado en un supuesto 'delito de alzamiento de bienes penado con hasta cuatro años de prisión'.

Pese a los cargos que pesan sobre todos y de la retirada de los pasaportes para evitar su salida del país, el juez Ruz optó por decretar la prisión con fianza sólo para Ramos, director general de Microgénesis, y Neri, con un trato muy diferente entre ambos. Mientras al primero le fijó una cuantía de 150.000 euros para abrirle las puertas de Soto del Real, a la que hizo frente el 20 de julio, a Neri le exigió el doble: 300.000 euros.

El presunto cabecilla de la trama de desvío de fondos mediante la facturación a filiales de la SGAE de servicios, como poco fuera de precio de mercado, permanecía entre rejas hasta el pasado 3 de agosto porque, alegó entonces, no podía hacer frente al pago. Tenía todos sus bienes embargados. Finalmente logró reunir el capital exigido.

La pareja Neri-García Pombo, que no están casados según confirman fuentes de su entorno y, por tanto, tienen separados sus bienes, mantenía a nombre de la segunda las propiedades de las que disfrutaban ambos, según los datos del Registro. Todas estas propiedades a nombre de María Antonia también han sido bloqueadas por el juez.

Se trata de la cuarta parte de una finca rústica en Zahora (Caños de Meca, Barbate); del 100% de dos viviendas que figuran 'adjudicadas en pago de deudas' en la misma localidad compuestas por sendas casas de 79 metros cuadrados y un porche cubierto de 23 metros cuadrados; y tres edificios construidos sobre una finca también de titularidad compartida, el primero con 158 metros cuadrados en la planta baja; el segundo, con una superficie construida de 170 metros cuadrados y el tercero, de 197 metros cuadrados.

En la nota informativa de todos estos bienes inmuebles figura la citada 'anotación preventiva' ordenada por el Juzgado de Instrucción número 5, que pesa sobre el garaje de Neri y que bloquea cualquier posibilidad de vender las propiedades.

No figura a su nombre ni al de Neri el domicilio en la calle Villalar, adquirido en 2005 por 1,36 millones de euros y al que alude el auto del juez. Este inmueble habría sido utilizado como domicilio social por diversas sociedades del entramado de Microgénesis como Luna Negra, Ciberneto, Micromega Consultores e Imago Mundi.