Público
Público

Néstor Kirchner supera con éxito una cirugía cardiaca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El diputado y ex presidente Néstor Kirchner, esposo de la presidenta Cristina Fernández y considerado el político más poderoso de Argentina, fue sometido el domingo a una exitosa operación de urgencia por una "patología de su arteria carótida derecha".

La operación permitió retirar una placa ulcerada de una de las arterias que lleva la sangre al cerebro.

El ex mandatario, que gobernó Argentina entre 2003 y 2007, tiene una gran influencia sobre el Gobierno de su esposa.

Los Kirchner son conocidos en Argentina como "el matrimonio presidencial", debido a su militancia conjunta y a la forma compartida en la que toman decisiones.

"Empezó con algunos trastornos de movilidad en su miembro superior izquierdo y se decidió la intervención. Quedó todo muy satisfactorio", dijo al canal C5N el médico que operó a Kirchner, el cardiólogo Víctor Caramutti.

"Se despertó bien, está en perfectas condiciones", agregó.

Kirchner, de 59 años, se encuentra acompañado en el centro médico privado Los Arcos por su sucesora y esposa, la presidenta Fernández, sus dos hijos, y otros miembros del Gobierno.

"Hace instantes finalizó la cirugía efectuada al doctor Néstor Carlos Kirchner, la cual resultó exitosa. El paciente permanece en terapia intensiva con control evolutivo", dijo en una nota Marcelo Ballesteros, subdirector de la Unidad Médica Presidencial.

Por su carácter de jefe del gobernante partido peronista y por mantener una fuerte influencia sobre poderosos caciques políticos de provincias y municipios, Kirchner es habitualmente mencionado como posible candidato presidencial para los comicios de 2011.

Kirchner, conocido con el apodo de "El Pingüino" por su origen patagónico, ya que nació y gobernó la sureña provincia de Santa Cruz, su cuna política, mantuvo en su administración un peso depreciado que ayudó a impulsar la industria.

En los últimos días se ha enfrentado a duras críticas tras conocerse que hizo una compra millonaria dólares en 2008, cuando el país enfrentó una severa fuga de divisas.

Pese a que concluyó su Gobierno con una alta imagen positiva, la popularidad de Kirchner y la de su esposa se encuentran en un mínimo de alrededor del 20 por ciento, con una población desencantada por una alta inflación, entre otros factores.