Público
Público

Netanyahu acuerda la entrada en el Gobierno de los ultra-ortodoxos de Shas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder del Likud y primer ministro israelí designado, Benjamín Netanyahu, alcanzó esta madrugada un acuerdo con la formación ultra-ortodoxa Shas para su entrada en el próximo Gobierno, informan medios locales.

Shas, que obtuvo 11 escaños en las elecciones celebradas el pasado 10 de febrero, se une al conservador Likud (con 27) y al ultra-derechista Israel Beitenu (15) en una posible coalición gubernamental de tendencia derechista, a la espera de nuevos socios.

En virtud del acuerdo, los ortodoxos recibirán cuatro ministerios en el nuevo Ejecutivo y su líder, Eli Yishai, se convertirá en el titular del Interior y viceprimer ministro de Netanyahu.

Otra de las carteras que irán a manos del Shas será la de Vivienda, con Ariel Atias como ministro, mientras que la de Religión quedará a cargo de Yitzhak Cohen. El cuarto ministro de la formación, Meshulam Nahari, no tendrá cartera.

"Israel debe enfrentarse a numerosos retos, tanto sociales como económicos, diplomáticos y de seguridad. Por tanto, es conveniente sumar fuerzas y formar un Gobierno amplio", manifestó Yishai a los medios tras firmar el acuerdo.

Por su parte, el diputado del Likud y destacado negociador en los contactos para la formación del Gobierno, Gideon Saar, afirmó que su partido continuará las conversaciones para ampliar la coalición en los próximos días.

"Ahora tenemos 53 diputados según los acuerdos de coalición encabezados por Benjamín Netanyahu y en los próximos días trabajaremos para expandir la base parlamentaria que apoye este Gobierno", aseveró Saar.

El Likud, que el pasado viernes logró del presidente, Simón Peres, ampliar en dos semanas el plazo para formar Gobierno, continuará hoy los contactos con el Partido Laborista, con el del Judaísmo Unido de la Biblia y la formación Habayit Hayehudi (El Hogar Judío).

Netanyahu desea un pacto con los laboristas, que lograron 13 diputados en los últimos comicios, el peor resultado de su historia.

El líder laborista y ministro de Defensa saliente, Ehud Barak, pedirá mañana la aprobación de su partido para llegar a un acuerdo con el Likud, decisión que podría colocar a la formación al borde de la escisión.