Público
Público

Netanyahu afirma que Israel no desmantelará el muro de separación en Cisjordania

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, afirmó hoy que no tiene intención de desmantelar la barrera o muro de separación en Cisjordania, que calificó de "componente crítico para la seguridad de Israel".

En un debate celebrado hoy en el pleno del Parlamento israelí (Kneset), el jefe del Gobierno afirmó que la "barrera de separación continuará en su lugar y no será desmantelada".

Informaciones aparecidas en la prensa israelí hoy consignan que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha solicitado al presidente de EEUU, Barack Obama, que presione a Israel para que desmantele el muro, aduciendo que la situación de seguridad en la Cisjordania ha experimentado una mejora considerable.

Netanyahu dijo en el Parlamento que el muro tiene el crédito de haber restaurado la situación de seguridad y ha impedido la entrada de terroristas suicidas a ciudades israelíes y que como resultado de ello, deberá seguir en pie.

"Hoy escucho a gente decir que, debido a que la situación está más calmada, la barrera puede ser retirada. Ni mucho menos, amigos míos: Está tranquila porque tenemos la barrera".

Reconoció, no obstante, "cierta mejora en la actuación de los organismos de seguridad palestinos y le damos la bienvenida. Pero la barrera es importante y debe seguir en pie".

El pasado 9 de julio se cumplieron cinco años desde que el Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) declarara ilegal el muro de separación que Israel erige en Cisjordania, y cuya construcción sigue adelante pese a las protestas de los palestinos y de varios organismos internacionales.

El Gobierno israelí comenzó el proyecto en 2002 con el objetivo de impedir la infiltración de terroristas en Israel o los asentamientos judíos, sin embargo, la obra siempre ha estado cargada de polémica y provoca airadas críticas internacionales, así como devastadoras consecuencias sobre la población palestina.

Los palestinos califican la barrera de "muro del apartheid" y aducen que tiene como fin despojarles de sus tierras e impedir un futuro Estado viable.

Cuando concluya su construcción, el 85 por ciento de su trazado quedará dentro del territorio cisjordano, frente al 15 por ciento que transcurrirá por la Línea Verde, la frontera imaginaria aceptada internacionalmente tras la primera guerra árabe-israelí (1948-49).