Público
Público

Netanyahu se asegura el primer socio para gobernar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El partido del primer ministro israelí designado, Benjamin Netanyahu, se aseguró el domingo su primer socio de coalición, alcanzando un acuerdo inicial con el ultraderechista Yisrael Beiteinu, dijo un responsable oficial.

Ambas formaciones no tendrán la mayoría del Parlamento de 120 escaños y necesitarán acuerdos con otros partidos, pero se trata del primer paso para establecer un nuevo Gobierno israelí tras los comicios del 10 de febrero.

Un responsable oficial de Yisrael Beiteinu dijo a Reuters que sus miembros habían esbozado el acuerdo con responsables del Likud de Netanyahu tras una larga sesión de negociaciones.

Netanyahu, que fue primer ministro entre 1996 y 1999, tiene el plazo del 3 de abril para completar un Ejecutivo, después de que el presidente Shimon Peres le encomendara la tarea el mes pasado.

El ultraderechista Avigdor Lieberman, conocido por su controvertida retórica antiárabe, sería ministro de Exteriores de entrar en vigor el acuerdo, según dijo una portavoz de Lieberman el lunes.

El acuerdo, que está aún sujeto a posibles pactos con otros partidos como los centristas encabezados por Tzipi Livni, de Kadima, otorgaría a los ultraderechistas otras cuatro carteras, incluida la de Seguridad Interior, dijo la portavoz Irena Ettinger.

El partido de Lieberman logró el tercer mayor número de escaños, 15, mientras que el Likud se hizo con 27.

Un papel destacado de Lieberman podría poner a Netanyahu en colisión con la Administración estadounidense de Barack Obama, que ha prometido intentar lograr un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos.

Yisrael Beiteinu quiere intercambiar tierra en la que viven ciudadanos árabes israelíes por asentamientos judíos en Cisjordania en cualquier eventual acuerdo de paz con los palestinos.

Lieberman ha pedido que todos los israelíes juren lealtad al estado judío como condición para obtener la ciudadanía.

Livni ha exigido a Netanyahu que se comprometa con las conversaciones respaldados por Estados Unidos con los palestinos para una solución de dos estados, como condición para unirse a cualquier gobierno.

Netanyahu, que chocó con el ex presidente estadounidense Bill Clinton por las políticas en Oriente Próximo cuando fue primer ministro, ha dicho que quiere cambiar el foco de las conversaciones por un estado palestino y pasar de los asuntos territoriales a los económicos, un plan que rechazan los palestinos.

Gideon Saar, legislador del Likud, dijo a la web de noticias Ynet que pese al acuerdo del domingo, "no cerramos la puerta a un gobierno de unidad (con Kadima)" y que los puestos del gabinete aún eran negociables.