Público
Público

Netanyahu, Barak y Ashkenazi declararán en agosto sobre el asalto a la flotilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, el titular de Defensa, Ehud Barak, y el responsable del Ejército, Gabi Ashkenazi, comparecerán en agosto ante la comisión israelí que investiga el asalto a la "Flotilla de la Libertad".

Así lo indica hoy un comunicado remitido a los medios por la Comisión Turkel, creada por Israel para investigar lo sucedido en el abordaje militar el pasado 31 de mayo a esa flotilla cargada con ayuda humanitaria para la franja de Gaza, que se saldó con la muerte de nueve activistas turcos.

El Tribunal Supremo israelí amplió ayer los poderes de esa comisión de carácter civil tras un acuerdo con los demandantes de Gush Shalom (Bloque de la Paz), una plataforma pacifista israelí que solicitó que se permitiera a los investigadores citar a oficiales militares y otros testigos del suceso.

El Gobierno israelí aprobó a principios de este mes una ampliación limitada de los poderes de la comisión interna para que el organismo investigador pueda convocar a testigos y tomarles declaración bajo juramento.

No obstante, mantiene sus principales limitaciones: su objetivo sigue siendo "aclarar" los hechos (no atribuir responsabilidades a los políticos y militares que tomaron las decisiones) y sus dos observadores internacionales (el norirlandés William David Trimble, premio Nobel de la Paz, y el canadiense Ken Watkin, ex fiscal general del Ejército de Canadá) no tienen derecho a voto.

El mandato de la comisión será determinar si las acciones del Estado de Israel para impedir la llegada de la flotilla humanitaria a Gaza se realizaron de acuerdo al derecho internacional y pronunciarse sobre la legalidad del bloqueo marítimo que mantiene sobre la franja palestina.

La mayoría de sesiones estarán abiertas a los medios de comunicación, pero no aquellas en las que se maneje material considerado sensible para la seguridad de Israel.

Los resultados de otra investigación interna de carácter militar, encabezada por el general Giora Eiland y conocidos ayer, arrojaron fallos en la planificación del abordaje y falta de coordinación entre distintos organismos de inteligencia de cara al asalto al "Mavi Marmara", la embarcación turca en la que se registraron las muertes.

El asalto a la flotilla granjeó una oleada de críticas internacionales a Israel y enturbió las relaciones diplomáticas y estratégicas entre el Estado judío y Turquía, su principal aliado musulmán, además de poner el foco sobre el bloqueo israelí a Gaza.