Público
Público

Nicole Kidman quiere hacer la secuela de "The Golden Compass"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nicole Kidman afirmó hoy que le gustaría hacer una secuela de "The Golden Compass" por lo bien que acogen sus hijos este tipo de filmes, durante su intervención en la presentación de la película en Tokio.

Kidman, que acudió al evento vestida con un conjunto negro de Prada y unos zapatos de tacón a juego, estuvo acompañada por el director, Chris Weitz, y la joven protagonista, Dakota Blue Richards.

La actriz australiana anunció que, en caso de que Weitz se decidiera por continuar la saga de la trilogía escrita por Philip Pullman, ella participará en el proyecto.

En una rueda de prensa ofrecida esta tarde en un importante hotel de la capital nipona, a la que asistieron un centenar de periodistas, Kidman dijo que había viajado varias veces a Tokio, pero que ésta es la primera en la que viene "embarazada".

La actriz australiana indicó que decidió aceptar el papel de la señora Coulter porque le encantó el personaje maligno cuando leyó la novela "His Dark Materials", de Philip Pullman, en la que se basa el filme.

Kidman añadió que le atrajo la idea de que una niña protagonizara la película, que, según dijo, es además favorable para las mujeres.

"La clave del éxito en mi carrera profesional ha sido no escuchar a la gente cuando dice que no puedes hacer algo, que eres muy alta para ser actriz, que vienes de Australia y tienes pocas posibilidades... pero yo tenía la pasión y eso es lo que importa", aseguró.

Por otra parte, el director de "The Golden Compass", Chris Weitz, explicó a los periodistas que eligió a Nicole Kidman porque "para mí es la mejor actriz del mundo".

Para la joven Dakota Blue Richards, que interpreta a Lyra, lo más complicado y "confuso" a la hora de rodar fue tener que imaginar el escenario, ya que muchas de las escenas se realizaban ante una pantalla y el resto son efectos visuales.

El libro en que se ha basado la película, "Northern Lights", retrata un mundo paralelo en el que el poder está en manos del Magisterium, una orden religiosa que ahoga la individualidad y controla las almas de los niños.