Público
Público

De Nigris, otro fallecido en reposo

El jugador del Larisa, ex del Villarreal, estaba dormido cuando sufrió una crisis cardiaca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Son demasiadas muertes. El mundo del fútbol se está acostumbrando peligrosamente a recibir de forma periódica el mazazo de una muerte súbita, como si estuviera sucediendo algo en la élite de este deporte, como si existiera un nuevo factor oculto y letal. Pero se sigue echando de menos información en profundidad. No trascienden los datos de las autopsias y apenas se aprende con vistas a la prevención.

Antonio de Nigris, delantero mexicano del Larisa, un club de la Superliga griega, falleció el domingo por la noche. El futbolista dormía, se despertó súbitamente con dolor en el pecho, fue evacuado al hospital todavía con vida, pero falleció poco después.

La muerte del delantero mexicano de 31 años recuerda a la de Jarque, el jugador del Espanyol que falleció el pasado mes de agosto. Ambos casos comparten una circunstancia nueva, un detalle que no se había producido en las últimas muertes de futbolistas. Los dos fallecieron estando en reposo. A Jarque le sobrevino la muerte cuando descansaba por la tarde en su habitación del hotel, mientras hablaba por teléfono con su mujer; De Nigris estaba durmiendo.

'Todos estamos impresionados, consternados, estamos en shock por esta situación', afirmaba ayer Luis Miguel Salvador, vicepresidente del Monterrey, el club mexicano donde nació De Nigris para el fútbol. El delantero había declarado recientemente que aspiraba a jugar el Mundial de 2010 con la selección azteca. 'Mi sueño es que me convoque Javier Aguirre', había confesado recientemente.

De Nigris jugó en varios equipos de su país, Monterrey, América, Puebla y Pumas de la UNAM. Más tarde lo hizo en el Villarreal, el Poli Ejido y en tres equipos de la Liga turca antes de fichar por el Larisa griego. En concreto, el mexicano llegó al Villarreal en febrero de 2003 para suplir al lesionado Marcos Senna y ocupar su plaza de extranjero. Con el conjunto castellonense disputó 15 partidos y marcó dos goles.

El mexicano llegó al Villarreal en febrero de 2003 para suplir al lesionado Marcos Senna

El doctor Luis Serratosa, experto en Cardiología Deportiva, considera que el fallecimiento de Antonio de Nigris responde más a un problema de arritmia [alteración del ritmo cardiaco] que a un infarto de miocardio, como apuntaban las primeras informaciones desde Grecia. 'Si hubiera sido un infarto, siendo un deportista joven, se habría manifestado durante el esfuerzo. Lo más probable, si ha sucedido mientras dormía, es que se trate de una miocardiopatía [alteración en el músculo del corazón] hipertrófica o arritmogénica', opina el doctor Serratosa.

Una vez más, los expertos llaman la atención acerca de la importancia de la prevención. 'La clave está en intensificar los reconocimientos médicos en el deporte. Hay que llevar a cabo pruebas cardiológicas a los deportistas e intentar que sean interpretadas por expertos en Cardiología del Deporte', concluye el doctor Serratosa.

Precisamente ayer, el Comité Olímpico Español firmó un acuerdo con la Comunidad de Madrid para llevar a cabo pruebas de prevención de la muerte súbita en el Hospital Clínico San Carlos. El objetivo es realizar tests genéticos para descartar problemas cardiológicos.

El problema es que los expertos no avalan aún las pruebas genéticas

El problema es que los expertos no avalan aún las pruebas genéticas. Los cardiólogos afirman que lo que previene la muerte súbita son los electrocardiogramas bien diagnosticados por expertos y que los tests genéticos no son la solución para identificar a los deportistas en situación de riesgo.

La herramienta más útil en los síncopes parece ser la implantación de aparatos desfibriladores en todas las instalaciones deportivas. 'El mejor cardiólogo del mundo no sirve para nada si no tiene un desfibrilador a mano en un caso de muerte súbita', afirmaba recientemente el doctor Julián Pérez Villacastín, uno de los mejores expertos europeos en trastornos del ritmo cardiaco. Los tests genéticos aún no sirven para la prevención.