Público
Público

¿Cuándo se es demasiado niña para la moda adulta?

Las fotos de una modelo de 10 años posando en la revista Vogue con ropa y actitud de adulta desata la polémica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Thylane Loubry Blondeau, una modelo de 10 años, con una mirada sensual para su edad, tiene a la industria de la moda babeando después de posar para la revista francesa Vogue, según informa ABC News. Pero las fotos de esta preadolescente parisina, cuyo cuerpo delgado y sus dientes separados traen a la mente modelos de portada de más edad, han reavivado el debate sobre la sexualización de las niñas.

Según informa Katie Moisse en el artículo, con maquillaje, tacones y ropa de alta costura, Blondeau está muy lejos de parecer una niña normal de 10 años. Incluso con un vaquero y una camiseta de algodón sus expresiones son extrañamente adultas, tal vez producto de vivir la mitad de su corta vida en el mundo de la moda. Algunos psicólogos apuntan a que la belleza adulta de Blondeau puede dar ideas erróneas a otras jóvenes sobre el aspecto que deben tener.

'Nosotros no queremos que los niños crezcan muy rápido', señala Shari Miles-Cohen, de la Asociación Americana de Psicología. 'Queremos que sean capaces de desarrollarse física, emocional, psicológica y socialmente a un ritmo adecuado a su edad'.

El Vogue francés buscaba provocar con las fotos de Blondeau y otros preadolescentes jugando a disfrazarse con ropa de diseño con títulos como '¿Qué maquillaje a qué edad?'. Pero una instantánea de Blondeau con un vestido rojo y tacones de aguja acostada en una alfombra de piel de tigre levantó muchas críticas, según recoge el artículo. 'Esto no es provocativo. Es inapropiado y espeluznante, y no quiero volver a ver a una niña de nueve años con zapatos de tacón y piel de leopardo nunca más', escribió Chloe Angyal, editora de Feministing.

Este tipo de imágenes puede tener efectos negativos en las chicas jóvenes. Un grupo de trabajo de la APA descubrió que la sexualización en los medios de comunicación afecta al concepto de feminidad y sexualidad que muchas muchachas tienen, y generan que 'la apariencia y el atractivo físico' sean considerados valores fundamentales. También generan baja autoestima, trastornos alimentarios y depresión.

'Nuestra investigación muestra claramente que la industria de la moda afecta a las niñas y la imagen que tienen de sí mismas, ya que su autoestima baja si no cumplen con la imagen que muestra la industria de la moda', apunta Paul Miller, profesor asociado de psicología en la Universidad Estatal de Arizona en Phoenix. 'Incluso las más jóvenes son muy conscientes de lo que es deseable según los medios de comunicación'.

En otras fotos del catálogo de Blondeau, la modelo posa en topless en una cama con otro niño jugando a una pelea de almohadas. Y en otra, la niña luce unos vaqueros y unos collares que le tapan el pecho. La industria defiende este trabajo como arte, mientras otros aseguran que se han traspasado los límites. 'Cualquier pornógrafo infantil podría alegar una licencia artística', remata Miller.