Público
Público

"El niño con el pijama de rayas", un reto para la gran pantalla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cuando el director Mark Herman decidió rodar "El niño con el pijama de rayas" pensó en que debía mejorar laidea de película que tres millones de personas se habían formado en su cabeza tras leer la novela del irlandés John Boyne.

Por ello, y tratando de ser fiel al espíritu del libro que se ha convertido en un 'best-seller' internacional para todas las edades, Herman contó con lainestimable y respetuosa colaboración del autor para llevar a la gran pantalla esta singular visión sobre el Holocausto traducida a 35 idiomas.

"Había muchos desafíos a la hora de adaptar esta novela, cada vez eran mayores, y uno de ellos es que el libro era tan popular", dijo Herman elviernes durante una rueda de prensa en el Festival de Cine de San Sebastián, donde estuvo acompañado por el propio Boyne y por los actores DavidThewlis y Vera Farmiga.

"Tres millones de personas que lo habían leído con tres millones de películas en su cabeza. Había que hacer una película mejor", agregó el directordel largometraje, que se ha presentado fuera de competición dentro de la Sección Oficial, en la que 15 películas compiten por la Concha de Oro quese entregará el 27 de septiembre.

INDEPENDENCIA

A pesar de que Boyne siempre trató de que su novela mantuviera la intriga sobre el argumento a los lectores, el autor aseguró que no le importaque esto no fuera así en el caso de la película y defendió la independencia de ambas creaciones.

"Mi perspectiva desde el principio es que el libro existe como tal, y la película debe existir como película", afirmó el escritor.

Boyne, que dijo no haber pensado nunca que su novela se fuera a convertir en una película ("antes había escrito cuatro libros y vendido ochoejemplares", bromeó) colaboró dando su visto bueno a cada borrador del guión adaptado y acudiendo al plató durante los rodajes.

"No quería que John interfiriera, pero sí tener su aprobación y su apoyo", aseguró el director británico. "Yo no le diría a John cómo escribir un libroni él a mí cómo realizar una película, y esa es la relación que hemos tenido".

"Ninguno de los dos nos hemos visto amenazados el uno por el otro", dijo por su parte el escritor.

Aunque se han rodado muchas películas sobre el Holocausto, Herman dijo haberse sentido atraído por la perspectiva que abordaba la novela, en laque Bruno, un niño de nueve años, va descubriendo los horrores de la llamada "solución final" del régimen nazi con los judíos.

En el caso de los pequeños actores, el director aseguró que el desconocimiento sobre este hecho histórico había sido de gran ayuda a la hora deaportar ingenuidad a la interpretación, y destacó la importancia de que las generaciones más jóvenes estudien la historia.

"Se está acabando la generación que puede contar esta historia de primera mano", concluyó Herman.

/Por Raquel Castillo/