Público
Público

El niño prodigio se hace mayor

El británico de 15 años Tom Daley se proclamó ayer campeón mundial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Antes de que se paseara con cara de pasmo y protegidos por los mayores en la Villa Olímpica de Pekín, muchos cuestionaron la presencia de Tom Daley en los Juegos. Era el campeón de Europa en plataforma individual de 10 metros.

Pero tenía 14 años. Pensaban que no podía competir. Que era demasiado joven el que más para enfrentarse a un evento de tal magnitud.

Pero lo hizo y salió más que airoso: el pequeño Tom, con su sonrisa de niño, logró meterse en la final de su especialidad y evitar el último puesto.

Fue séptimo, que compartió con su compañero Blake Aldridge en la plataforma sincronizada. La atención mediática, sin embargo, le superó y decidió refugiarse durante un tiempo.

Ayer regresó al escaparate para demostrar que ha superado el episodio. A sus 15 años, concluyó de manera brillante su fabulosa serie de seis saltos y, con ocho 10, y un total de 539.85 puntos, dejó con la boca abierta al chino Bo Qiu, el favorito (532.20), y se proclamó campeón mundial.