Público
Público

El niño de Rajoy paga IVA

El líder de la oposición vuelve a utilizar como ejemplo a un niño para criticar la política del Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La estrella del acto fue Fernandito, una ricura de chavalín que se pasó todo el acto subiendo y bajando del escenario con aplastante naturalidad, como si 20.000 personas no estuvieran mirándolo. El crío, de dos años, vivía por supuesto ajeno a las palabras de los políticos, pero los oradores no se resistieron a dejar al niño fuera de los discursos. Primero lo lució con orgullo su padre, el portavoz del PP en Sevilla, Juan Ignacio Zoido. Luego le tocó a Mariano Rajoy.

El presidente del PP estaba hablando de que Zapatero es 'la quintaesencia de la chapuza' cuando Fernandito se cruzó por delante de él. Lo vio y se dirigió hacia el crío. Tras alguna caricia y un beso, regresó tras el atril con una idea. 'Zapatero sólo piensa en el minuto siguiente, no en el futuro. A él no tiene nada que decirle', afirmó. 'Contamos contigo', le dijo al niño.

A continuación, para ilustrar cómo la subida de impuestos anunciada por Zapatero también perjudicará al chaval, lanzó la que se convirtió enseguida en frase estrella de la jornada: '[Zapatero] ha subido el IVA de los chuches [sic]'. De la promesa de una España edénica para la conocida como niña de Rajoy, formulada durante los debates previos a las últimas elecciones, ayer pasamos al compromiso de un país con golosinas baratas para el nuevo crío icónico de la derecha.

Ya desde el principio quedó claro que el acto iba a dar más para el espectáculo que para los mensajes de gran calado. Con Los del Río en el escenario, Soraya Sáenz de Santamaría, Fátima Báñez y otros dirigentes del PP salieron a marcarse un bailecillo con toque flamenco, lo propio a los acordes del ínclito tema Sevilla tiene un color especial.

El espectáculo pesó más que el mensaje y al PP le salió un acto redondo

Pleno de entusiasmo, Javier Arenas citó después a Los del Río, Antonio y Rafael, como ejemplos 'de lo que puede hacer un andaluz en el mundo'. Y eso antes de gritar '¡Viva la selección española de baloncesto!' y de acordarse en mitad del discurso de la niña Mari Luz y de 'nuestra querida' Marta del Castillo.

Al PP le salió un acto redondo de principio a fin. Nada que envidiar a las tardes de gloria del PSOE en el velódromo. El objetivo de los 20.000 asistentes se superó. Así que misión cumplida. Pero el PP andaluz fue incluso más allá, cifrando en 30.000 los asistentes. '50 autobuses se han quedado fuera', dijeron. Cerraron el acto los chicos de Siempre Así, exponente de un exitoso género de sevillana algo finolis.