Público
Público

Los niños de Algeciras pudieron morir por intoxiación de monóxido de carbono

La Policía localiza a la tía de los dos críos, que estaban a su cuidado. Prestará declaración este mismo viernes para aclarar las circunstancias de la muerte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los dos niños de origen marroquí que fueron hallados muertos el jueves en Algeciras (Cádiz) —una niña de dos años y once meses y un niño de tres años y diez meses— podrían haber fallecido por intoxicación por monóxido de carbono, según se ha desprendido de un primer examen visual en la autopsia, en el que tampoco se han hallado indicios aparentes de criminalidad.

Según informaron fuentes policiales, los menores fueron hallados en un sofá de su domicilio cianóticos y con la mitad inferior del cuerpo amoratado, una circunstancia que podía apuntar a la muerte por asfixia. Los cadáveres no mostraban signos de violencia.

Los niños quedaron al cuidado de su tía, hermana del padre de los niños, mientras la madre trabajaba. Pero al llegar los servicios de emergencia la cuidadora no estaba en la casa. Desapareció sin dejar rastro. Ella también es de origen marroquí, pero carece de permiso de residencia en España. Tras una intensa búsqueda, la mujer fue localizada cerca del mediodía de este viernes. Se le va a tomar declaración para tratar de aclarar la secuencia de los hechos porque aún no se conocen las causas exactas que provocaron la muerte de los menores.

En cualquier caso, la primera exploración de la autopsia apunta a una posible muerte por intoxicación de monóxido de carbono, lo cual está aún por determinar a falta de la finalización de dicho examen, por lo que aún no se descarta ninguna hipótesis.

Los menores, un niño de 4 años y una niña de 3, ambos de origen magrebí, se encontraban en su domicilio de la calle Huesca, en la barriada de La Bajadilla, cuando se produjeron los hechos. Las mismas fuentes de la investigación han aclarado que la madre, de 28 años de edad, tiene permiso de residencia en España. Asimismo, han indicado que los menores fallecidos  habían nacido en España.