Público
Público

Muchos niños chinos con mala visión no usan anteojos: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Kerry Grens

Un nuevo estudio señala quefalló un programa llevado a cabo en China para lograr que másadolescentes con problemas de visión utilicen anteojos.

Esto es un paso atrás para quienes trabajan para mejorar lasalud visual de un país con "casi la mitad de los casos deproblemas oftalmológicos pediátricos del mundo", escribe elequipo.

"Es difícil porque impulsamos los programas en lasescuelas, lo que es fácil y eficiente porque los niños están enun solo lugar", dijo el doctor Nathan Congdon, de laUniversidad Sun Yat-sen, en Guangzhou, China. "Lasintervenciones escolares no llegan a los padres", añadió.

En China, dos tercios de los niños miopes no corrigen elproblema, principalmente por la idea equivocada de que losanteojos dañan la visión o por las dificultades paracomprarlos, según había demostrado el equipo en un estudioprevio.

Para lograr que más chicos miopes utilizaran anteojos, elequipo evaluó a miles de alumnos de China.

Alrededor de la mitad de los 3.200 adolescentes a los queles recomendaron utilizar anteojos participó en un programa, enel que un dibujo animado explicaba qué era la miopía, una clasepara derribar los mitos del uso de los anteojos y un ejerciciopara ilustrar cómo los ayudaría a ver mejor. La otra mitadactuó como grupo de control (sin intervención).

El equipo esperaba que el programa aumentara la cantidad deusuarios de anteojos, pero eso ocurrió en sólo 417participantes del programa, comparado con 537 miembros delgrupo de control.

Más de 1.100 alumnos que usaban anteojos y se les recomendócambiarlos, no lo hicieron, principalmente porque considerabanque los que estaban utilizando eran adecuados. Y la mayoría delos que se negaron a usar un primer par de anteojos, dijo queno era necesario.

En los casos más graves, no usar anteojos cuando esnecesario puede producir ambliopía u "ojo perezoso". Además,los niños pueden tener problemas en la escuela si no leenbien.

Congdon consideró que el programa habría fallado porque laeducación estaba orientada a los alumnos, no a los padres. "Silo tuviéramos que volver a hacer, organizaría reunionesescolares con los padres de los niños con problemas visuales yharía llamadas de seguimiento a las familias que no asistieronpara controlarles la visión", concluyó.

FUENTE: Ophthalmology, online 1 de septiembre del 2011