Público
Público

Niños que conviven con fumadores tienen más infecciones de oído

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Genevra Pittman

Los hijos de fumadores sonmás propensos a tener infecciones de oído y problemas deaudición, según concluye un estudio publicado en Archives ofPediatrics & Adolescent Medicine.

Cuando las madres fuman, los niños tienen el doble deriesgo de necesitar una cirugía por infecciones de oídoreiteradas o trastornos similares.

Esto surge de 61 estudios previos. Si la relación escausal, cientos de miles de esas infecciones que se producencada año deberían atribuirse al tabaquismo de los padres.

"Es bastante impresionante, en especial porque lasinfecciones de oído causan mucho dolor", dijo el doctor MichaelWeitzman, del Centro Médico de la New York University y que noparticipó del estudio.

La revisión "vuelve a señalar un trastorno infantil común,en el que influye el tabaquismo materno (...) y nos haceprestar más atención que los estudios previos a que estotermina generando procedimientos quirúrgicos en los chicos",dijo Weitzman a Reuters Health.

Juntos, los estudios demostraron que los niños queconvivían con un fumador tenían un 37 por ciento más riesgo detener un problema del oído medio, como infecciones ydisminución auditiva. Ese porcentaje trepaba al 62 por cientocuando la madre fumaba.

En ese caso, los niños tenían un 86 por ciento más riesgode necesitar una cirugía del oído medio por problemas como lasinfecciones, que los niños de hogares libres de humo.

El doctor Joseph DiFranza, de la Escuela de Medicina de laUniversity of Massachusetts, en Worcester, opinó que el aumentodel riesgo de necesitar cirugía (con un tubo en el oído paradrenar líquido) es muy preocupante. "Las infecciones del oídoson comunes, no así las operaciones", agregó.

Los expertos sugieren que la exposición al humo de segundamano haría que el tubo de Eustaquio se inflame y se obstruya.El agua filtraría a la cavidad del tímpano, lo que crearía unambiente ideal para que las bacterias crezcan y causen unainfección.

"Habrá niños de familias fumadoras y que no desarrolleninfecciones de oído", dijo la doctora Kathleen Daly, de laUniversity of Minnesota, en Minneapolis. Pero convivir con unfumador "definitivamente pone en riesgo a un niño", añadió.

El equipo de la doctora Laura Jones, de la University ofNottingham, en Inglaterra, estimó que si el humo de segundamano causa infecciones de oído, entre 130.000 y 2 millones decasos pediátricos sucedidos en el 2008 sólo en el Reino Unidopodrían atribuirse al tabaquismo de los padres.

Y lo mismo ocurriría en 293.000 de los 4,5 millones decasos anuales de infecciones del oído medio en Estados Unidos.

El tabaquismo de los padres está asociado con la apariciónde asma y alergia en los hijos. Las madres que fuman durante elembarazo arriesgan a sus bebés a sufrir de una muerte súbitainfantil.

Weitzman destacó que la revisión no tuvo en cuenta otrasconsecuencias de las infecciones de oído en los niños, como losdías de trabajo perdidos y el aumento de la resistenciabacteriana por el uso excesivo de antibióticos.

FUENTE: Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine,online 5 de septiembre del 2011