Publicado: 18.06.2014 13:16 |Actualizado: 18.06.2014 13:16

Los 'niños de la crisis' tendrán secuelas en su salud en el futuro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los niños a los que les está afectando más la crisis tendrán en el futuro problemas de salud como patologías cardiovasculares y diabetes, y otras como demencia y depresiones, además de correr el riesgo de tener un menor nivel educativo y menos ingresos.

Esta es una de las principales conclusiones del informe Crisis económica y salud elaborado por la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas), en el que han participado profesionales sanitarios, economistas e investigadores

Los tres primeros años de vida de un niño "son fundamentales" para su desarrollo posterior y su felicidad; la malnutrición, la falta de escolarización temprana y de desarrollo cognitivo provocados por vivir en un hogar afectado especialmente por la crisis puede conllevar a que en una edad adulta esas personas tengan problemas de salud.

Las editoras del informe, Beatriz González (economista) e Inma Cortés (doctora) han instado a que sean las políticas públicas las que se hagan cargo de temas como la falta de alimentación y que no se deje en manos de la voluntariedad o de asociaciones tipo Cáritas. "Ese no es el camino", según Cortés, que ha asegurado que la evidencia científica demuestra que garantizar la educación y la alimentación tiene un impacto en la salud.

Sobre los comedores escolares, ambas han valorado su importancia, aunque se han preguntado por qué un tema del sistema sanitario y social lo asume el sistema educativo.

Los autores del estudio —Sespas publica uno cada dos años— han destacado también el impacto de la crisis en la natalidad, concluyendo que en 2012 pudo haber 40.000 nacimientos menos especialmente entre las parejas jóvenes por problemas asociados al desempleo.

Por otra parte, las consultas en Atención Primaria han disminuido por la crisis, ya que, por ejemplo, en 2008 cada español iba 6,23 veces al año a su médico de cabecera, mientras que en 2012 esa cifra ha bajado a 5,48.

Las recetas electrónicas, el menor número de bajas laborales por el aumento del desempleo y el miedo a perder un trabajo son factores que han revertido en ese menor número de visitas, según González, que ha resaltado, por otro lado, el aumento en las listas de espera quirúrgicas. A la gente no le afecta oír en las noticias que ha bajado el PIB, sino que no te operan o no encuentras trabajo, eso son "efectos objetivos sobre la salud", ha señalado Beatriz González.

Las editoras han comentado también que, de momento, no hay datos recientes sobre el posible efecto de la crisis en la mortalidad en España, ya que sigue su tendencia decreciente. "Hay que estar atentos a las consecuencias a largo plazo porque la crisis ha aumentado mucho las desigualdades sociales y ha crecido la marginación y la pobreza extrema", han aseverado.

Inma Cortés ha explicado que el desempleo, desahucios y problemas para pagar las hipotecas tienen un impacto en la salud mental —en Atención Primaria han aumentado los casos de ansiedad y depresión— y que, por ejemplo, un hombre de 40 años en paro y con dificultades de casa tiene el triple de posibilidades de tener una enfermedad mental que otro.

Ha calificado el copago de "gasto catastrófico", como se suele decir en literatura económica, para un pensionista o un enfermo crónico, según González, que ha alertado de la falta de datos sobre esta problemática debido a una "falta de transparencia" y a la ausencia de un "buen gobierno", dos aspectos a mejorar en el sistema sanitario.

Infancia, personas mayores e inmigrantes son los tres grupos más afectados por la crisis, han resumido las editoras del estudio, que han criticado que las políticas hayan tenido un "corte ideológico", haya habido "recortes indiscriminados" e intentos de privatización sanitaria sin que se haya contado con las evidencias científicas antes de tomar decisiones.