Público
Público

Todos los niños deben hacerse un test de colesterol: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Frederik Joelving

Decenas de miles de niños sebeneficiarían con fármacos para reducir el colesterol enEstados Unidos, pero nadie lo sabe porque las guías para elcontrol excluyen a un grupo demasiado grande de menores deedad.

En la revista Pediatrics un nuevo estudio instó a controlara todos los niños, extendiendo el alcance de lasrecomendaciones vigentes, que se ocupan sólo de los hijos onietos de personas con enfermedad cardíaca o colesterol alto.Otras guías ni siquiera recomiendan analizar a los niños.

El control diagnóstico de este universo permitiría"identificar a un grupo de niños con alto riesgo de desarrollarenfermedad cardíaca prematura", dijo el doctor William Neal, dela West Virginia University, en Morgantown, que dirigió elestudio.

Para Neal, tratar a la población joven con fármacos parareducir el colesterol (estatinas), disminuiría el riesgo de quedesarrollen problemas cardíacos al llegar a la mediana edad. Laenfermedad cardíaca es la causa principal de muerte en el mundooccidental.

Según datos de West Virginia, el equipo de Neal halló quemás del 1 por ciento de todos los alumnos de quinto gradotenían niveles de colesterol que debían tratarse conmedicación.

Pero un tercio de esos niños no tenían familiares concardiopatías o colesterol alto. Por lo tanto, según las guíasdel Programa Nacional de Educación en Colesterol, nuncahubiesen sido controlados.

"Me fui convenciendo de la necesidad del control universalen los niños", dijo Neal. Pero no todos los expertos coinciden.Por ejemplo, un panel nacional de expertos llamado Grupo deTareas de Servicios Preventivos no recomienda el test de rutinadel colesterol para ningún niño.

"Desafortunadamente, no hay pruebas de que el tratamientoen un niño de 10 años evite el desarrollo de la enfermedadcardíaca 40 años después", dijo el doctor Michael L. LeFevre,integrante del panel.

También indicó que el uso pediátrico de estatinas escontrovertido y que no existen datos de seguridad en el largoplazo.

El nuevo estudio incluyó información sobre más de 20.000niños evaluados en las escuelas públicas de West Virginiadurante cinco años.

Más de siete de cada 10 tenían familiares directos conenfermedad cardíaca y el 1 por ciento tenía un nivel decolesterol "malo" (LDL) que justificaría el tratamientofarmacológico con modificaciones alimentarias y ejercicio.

Aun así, entre los niños sin enfermedad cardíaca en lafamilia, casi el 2 por ciento se beneficiaría con esetratamiento, lo que prueba que los antecedentes familiares nomarcan la diferencia.

"Sería prudente implementar el control universal en lapoblación pediátrica, sin importar la historia clínicafamiliar", concluyó el equipo.

FUENTE: Pediatrics, online 12 de julio del 2010.