Público
Público

Niños imitan la alimentación de los padres desde temprana edad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los padres que quieren quesus hijos en edad preescolar coman verduras deben analizarprimero sus propios hábitos alimentarios.

Un estudio sobre 120 niños pequeños a los que se lespermitió "comprar" comida en un supermercado para jugar revelóque hasta los de 2 años tendían a imitar las eleccionesalimentarias habituales de sus padres.

Los niños que acumulaban productos dulces, bebidasendulzadas y "snacks" salados tenían en general padres queincluían esos productos en la lista de compras. Los niños conlos hábitos de compra más saludables también imitaban a suspadres.

Los resultados, publicados en Archives of Pediatrics &Adolescent Medicine, sugieren que hasta los niños muy pequeñosno eligen indiscriminadamente los caramelos cuando se les da laposibilidad.

En cambio, ellos estarían ya formando sus preferenciasalimentarias, potencialmente duraderas, según los hábitos decompra de los adultos.

"Los datos sugieren que los niños comienzan a asimilar eimitar las preferencias alimentarias de sus padres desde muytemprana edad, aún antes de que puedan apreciar por completolos efectos de esas elecciones", escribió el equipo dirigidopor Lisa A. Sutherland, de la Escuela de Medicina de Dartmouth,en Lebanon, New Hampshire.

Eso, indicó el equipo, significa que el supermercado puedeser un aula, donde los padres les enseñan a sus hijos quealimentos como las frutas, las verduras y los cerealesintegrales tienen prioridad por sobre los snacks y lospostres.

Para el estudio, el equipo hizo que 120 niños, de 2 a 6años, recorrieran de a uno un supermercado para jugar.

Les indicaron a los niños que podrían comprar lo quequisieran entre 133 productos: los alimentos "más sanos"incluían a las frutas, las verduras, los cereales de granointegral, el pan y la leche.

Entre los productos "menos sanos" estaban los postres, loscaramelos, las papas fritas, las gaseosas y los cerealesdulces.

Los padres respondieron cuestionarios sobre la frecuenciade compra de ciertos alimentos y bebidas. Todos llevaban a sushijos a los supermercados.

La mayoría de los niños compró algunos snacks dulces ysalados; en promedio, sus carritos estaban repletos en partesiguales de productos saludables y no tanto.

Treinta y cinco niños compraron muchos más productossaludables que comida chatarra. En general, la idea de losaludable en el carrito de compras de los niños imitaba lalista de compras de sus padres.

"Las intervenciones nutricionales para los niños comienzanen la escuela primaria. El estudio sugiere que los niñospreescolares ya están formando sus preferencias alimentarias yestán atentos a las elecciones de sus padres" escribieron losexpertos.

Inculcarles el gusto por los alimentos saludables podría,para los investigadores, facilitar finalmente que tenganhábitos alimentarios inteligentes de por vida.

FUENTE: Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine,noviembre del 2008