Público
Público

Demasiados niños pasan poco tiempo al aire libre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Un estudio en Australiademuestra que demasiados niños pasan muy poco tiempo al airelibre y muchas horas frente a la televisión, cuya causa seríala falta de espacios adecuados.

El estudio, realizado con casi 1.400 niños de entre 10 y 12años, reveló que el 37 por ciento de los participantes pasamedia hora o menos jugando al aire libre. Unos pocos pasabandos o más horas al aire libre durante un día común.

Por otro lado, los autores hallaron que muchos niñosdedicaban por lo menos dos horas diarias a ver televisión o ala computadora (49 por ciento de varones y 36 por ciento demujeres).

Pero ciertos niños eran más propensos a jugar al aire libredurante más de media hora por vez, principalmente aquellos conpadres que les permitían caminar solos por los lugares dondeviven.

Los resultados sugirieron que cuando los padres piensan quesu barrio es seguro, los niños serían más propensos a haceractividad física al aire libre, concluyó el equipo de Li MingWen, del Servicio de Salud del Area Sudoriental de Sídney y dela Universidad de Sídney.

Si más urbanizaciones fueran seguras y limpias, se pudieracaminar por ellas y tuvieran áreas donde los niños pudieranjugar, de esta manera los padres dejarían de estar tanpreocupados y los niños podrían ser más activos, destacó Wen endeclaraciones a Reuters Health.

Los resultados, publicados en International Journal ofBehavioral Nutrition and Physical Activity, se suman a lasevidencias de la importancia de los entornos urbanísticos paralos niveles de actividad de sus residentes.

Estudios previos habían sugerido que, a diferencia de añosanteriores, los padres desean cada vez menos dejar que sushijos caminen hasta el colegio o jueguen en la calle, en partepor temor a los delitos y la seguridad vial, además de la faltageneralizada de parques, plazas con juegos y otros sitios paraniños.

Otros estudios habían asociado el excesivo uso de losautomóviles y los barrios sin veredas con un alto riesgo deobesidad en niños y adultos.

Wen sugirió que, cuando sea posible, los padres no deberíanllevar a sus hijos al colegio con el automóvil, sino dejarlosir caminando. Permitirles hacerlo con otros amigos ayudaría aque los padres se sientan más tranquilos en cuanto a laseguridad.

Si en el camino hacia la escuela hay cruces vialespeligrosos, Wen les sugirió a los padres que les reclamen a lasautoridades las mejoras necesarias.

FUENTE: International Journal of Behavioral Nutrition andPhysical Activity, online 16 de marzo del 2009.