Público
Público

Niños prematuros son más propensos a tener problemas de conducta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Megan Rauscher

Los niños extremadamenteprematuros (de 25 semanas de gestación o menos) son máspropensos a sufrir problemas emocionales y conductuales que losnacidos a término.

"La cantidad de niños extremadamente prematuros conalteraciones de conducta es más alta también que entre losniños muy prematuros (antes de la semana 32 de gestación) o losprematuros (antes de la semana 37)", dijo a Reuters Health eldoctor Dieter Wolke, de University of Warwick, en GranBretaña.

"Los varones extremadamente prematuros sufren más una grancantidad de problemas que las mujeres extremadamenteprematuras", agregó Wolke.

Según publicó la revista Pediatrics, el estudio incluyó dosgrupos de niños: 200 extremadamente prematuros nacidos en elReino Unido e Irlanda entre marzo y diciembre de 1995, y 148nacidos a término. El equipo les realizó a todos pruebasemocionales y conductuales a los 6 años de edad.

El 19 por ciento de los niños extremadamente prematurostenía problemas de conducta, comparado con el 3,4 por ciento delos chicos nacidos a término.

La hiperactividad, identificada en el 30,6 por ciento delos niños extremadamente prematuros y en el 8,8 por ciento delos chicos a término, y los problemas de conducta, hallados enel 12,5 y el 5,4 por ciento, respectivamente, se atribuyeron engran parte a la reducción en la capacidad general derazonamiento observado en los niños extremadamente prematuros.

Los problemas de atención, con los padres y de controlemocional no podrían explicarse mediante las deficienciascognitivas.

Los problemas de atención aparecieron en el 33,3 por cientode los niños extremadamente prematuros y en el 6,8 por cientode los chicos a término; los problemas de relación con pares seregistraron en el 25,4 y en el 5,4 por ciento,respectivamente.

En tanto, los problemas emocionales se observaron en el13,5 y el 4,1 por ciento, respectivamente.

"Nos sorprendió encontrar que los problemas emocionaleseran más frecuentes en los niños extremadamente prematuros alos 6 años de edad" y que no podía explicarse a través de otrasalteraciones o un menor coeficiente intelectual, agregó Wolke.

El equipo destacó también que los padres y los maestrosseñalaron que para el 23 por ciento de los niños extremadamenteprematuros, los problemas de conducta tenían "un efectoconsiderable sobre la vida escolar y en el hogar", comparadocon el 7 por ciento de los chicos nacidos a término.

FUENTE: Pediatrics, septiembre del 2008