Público
Público

Niños con sobrepeso serían más ansiosos y depresivos: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

A diferencia de los niños másdelgados, los que tienen sobrepeso serían más propensos a tenersíntomas de depresión y ansiedad al llegar al colegiosecundario, sugirió un nuevo estudio.

La investigación incluyó el seguimiento de más de 1.200niños estadounidenses desde los 2 años de edad hasta sextogrado y reveló que aquellos con sobrepeso solían tener másproblemas "de internalización" a medida que avanzaban en laescuela primaria.

Esto de alguna manera volvía a esos niños más propensos aser introvertidos o ansiosos o a estar deprimidos. Pero notenían más riesgo de desarrollar trastornos de conducta, comoactuar por impulsos.

Los resultados, publicados en Journal of Pediatrics,sugieren que una mala imagen corporal de sí mismos o lasensación de aislamiento de parte de los compañeros de claseprovocarían en algunos niños la internalización de síntomas.

Con todo, los padres no deberían preocuparse de que sushijos estén en riesgo de sufrir ansiedad y depresiónsimplemente porque tienen sobrepeso, dijo el autor principaldel estudio, el doctor Robert H. Bradley, de la University ofArkansas, en Little Rock.

"Existe una relación entre tener sobrepeso y algunossíntomas depresivos, pero es una relación muy modesta y muchosniños con sobrepeso no sienten ansiedad ni depresión", comentóBradley a Reuters Health.

El autor recomendó a los padres que "estén atentos" a lossignos de problemas en sus hijos, como la modificación de loshábitos de sueño, el abandono de actividades habituales oirritabilidad inusual, pero sin volverse "extremadamenteansiosos".

El equipo dirigido por Bradley estudió a 1.254 niños queparticipaban en un estudio nacional sobre el desarrolloinfantil.

A partir de los 2 años de edad de los chicos, las madresrespondieron un cuestionario estándar periódicamente sobre laconducta de sus hijos y el equipo evaluó reiteradamente lasalud física de los niños y su crecimiento.

Los investigadores hallaron que a partir de tercer gradoaparecía una clara relación entre el peso de los niños y lossíntomas de internalización.

Lo importante, opina Bradley, es que los padres, losdocentes y los médicos estén atentos a los signos indicadoresde que los niños están teniendo esos problemas y que esténpreparados para ayudarlos a manejar cualquier sentimientonegativo relacionado con el peso corporal.

FUENTE: Journal of Pediatrics, noviembre del 2008