Público
Público

Los niños que toman leche cruda tienen menos asma y alergias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Frederik Joelving

Los niños en edad escolar quetoman leche cruda son menos propensos a desarrollar asma yalergias que aquellos que beben leche pasteurizada, segúnreveló un amplio estudio europeo.

Una investigación observacional como ésta no puededemostrar que los efectos se deban a la leche cruda, pero losexpertos creen que el calor del proceso de pasteurización estádestruyendo ciertas proteínas de la leche que podrían serútiles para que los niños desarrollen sus sistemas inmunes.

No obstante, los científicos no pretenden que las personasempiecen a darle a los niños leche cruda. "El consumo de lechecruda es un arma de doble filo", dijo a Reuters Health GeorgLoss, investigador del Instituto Suizo de Salud Pública yTropical en Basilea, que trabajó en el estudio.

"Por un lado es protectora del desarrollo de asma yalergias, pero por otro implicaría serios riesgos para la saluddebido a microorganismos dañinos", explicó.

El año pasado, por ejemplo, científicos de los Centros parael Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos(CDC, por su sigla en inglés) relacionaron a la leche cruda conun brote de Escherichia coli en Connecticut que en el 2008 hizoque cuatro personas fueran internadas por enfermedad grave.

Los CDC advirtieron contra el consumo de leche cruda luegode saber de este nuevo estudio, que fue publicado en interneten Journal of Allergy and Clinical Immunology.

"Desde la perspectiva de los CDC, la leche cruda puedeportar bacterias peligrosas y otros gérmenes que puedenprovocar enfermedad severa e incluso la muerte", señaló aReuters Health la investigadora Hannah Gould.

"Si bien es posible contraer una enfermedad alimentaria porel consumo de muchos alimentos, la leche cruda es uno de losmás peligrosos de todos", agregó.

Aunque estudios previos hallaron menos asma y alergiasentre los niños que bebían leche cruda, el nuevo trabajo es elprimero en detectar los componentes exactos de la leche queejercerían la protección.

En zonas rurales de Alemania, Austria y Suiza, los padresde 8.334 niños en edad escolar completaron un cuestionarioexhaustivo sobre el consumo de leche de granja y otrasexposiciones relacionadas con el ámbito rural.

Los investigadores también obtuvieron muestras de suero de7.606 de los chicos, y recolectaron 800 muestras de leche delos hogares de los niños.

Comparados con los niños que sólo bebían leche almacenadacomprada en comercios, aquellos que consumían leche crudatenían un 41 por ciento menos de posibilidades de desarrollarasma. También tenían casi la mitad de probabilidades dedesarrollar fiebre del heno, aún teniendo en cuenta otrosfactores que serían relevantes.

Por otra parte, los niños que bebían leche de granjahervida no tenían menos posibilidades de desarrollar asma queaquellos que consumían leche almacenada.

El efecto protector estaba relacionado con proteínas delsuero de la leche, como la albúmina sérica bovina, laalfa-lactoalbúmina y la beta-lactoglobulina.

"La pasteurización sigue siendo una herramienta efectivapara desactivar microorganismos dañinos pero simultáneamentedestruiría proteínas séricas", dijo Loss.

"Los resultados darían lugar a desarrollos tecnológicos queapunten a destruir los microorganismos perjudiciales peropreservando los componentes beneficiosos de la leche. Elobjetivo primordial es usar una leche segura y protectora parala prevención del asma", concluyó.

FUENTE: Journal of Allergy and Clinical Immunology, online29 de agosto del 2011