Público
Público

Nissan receta ante Montilla flexibilidad laboral para salvar la planta catalana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La dirección internacional de Nissan ha dejado claro hoy al presidente catalán, José Montilla, que si bien garantiza el futuro de su planta en Barcelona, sólo llevará nuevos productos si hay un "salto cualitativo" en la mejora de su productividad, y que la "clave" es flexibilidad laboral y ajustes.

En su tercera jornada en Japón, Montilla ha visitado la planta de Nissan en Oppama, a 50 kilómetros al sur de Tokio y una de las de referencia de la multinacional por su productividad e introducción de las nuevas tecnología, y que en el último año ha fabricado 480.000 unidades con 2.143 trabajadores.

Tras visitar las cadenas de montaje de los diferentes modelos de coches, Montilla se ha reunido con tres vicepresidentes corporativos de la compañía, Simon Sproule, Greg Kelly y Toshiharu Sakai, y con el director general de Nissan Motor Ibérica, Fukiami Matsumoto. Éste último ha evitado aparecer registrado ante las cámaras de televisión.

La visita de Montilla a Nissan en Japón se produce cuatro días después de que la multinacional nipona pactase con el comité de empresa de Barcelona convertir su Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en temporal, de manera que ahora afectará a un máximo de 3.500 empleados durante algo más de tres meses, desde mediados de diciembre hasta el 31 de marzo, de forma rotatoria.

Con el futuro incierto de la planta de la Zona Franca de Barcelona, Nissan ha explicado a Montilla que ha constatado que cada vez hay una mayor capacidad productiva en los países emergentes, como la India, Marruecos y Rusia, por lo que "los países avanzados -como España- no serán elegidos como lugar de fabricación de nuevos productos si no se produce un salto cualitativo en la relación calidad-coste-tiempo de producción".

Montilla ha dicho posteriormente que la dirección de Nissan le ha manifestado, no obstante, la "voluntad inequívoca" de mantener en el futuro la planta de Barcelona, que "no está en cuestión" pese al contexto económico de recesión y de caída de las ventas en el sector de la automoción.

Asimismo, la dirección ha comunicado al presidente de la Generalitat de Cataluña "la necesidad global de hacer ajustes (laborales); necesario para salvaguardar la empresa, las plantillas y los trabajadores", sobre todo cuando existe una competencia entre las plantas que la multinacional japonesa tiene por el mundo, ha explicado Montilla.