Público
Público

Nissan y los sindicatos acuerdan un ERE temporal

Nissan da marcha atrás y presentará un ERE temporal para 3.500 trabajadores por un máximo de 75 días

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un acuerdo que no es más que una tregua. Nissan retiró este viernes el expediente de regulación (ERE) que contemplaba 1.680 despidos y lo reemplazó por otro de carácter temporal. Por su parte, los sindicatos han puesto fin a las movilizaciones. Aún así, la empresa se mantuvo firme: aseguró que en sus dos fábricas de Barcelona sigue habiendo el mismo excedente de plantilla, y que con este cambio de postura quiere ganar tiempo para poder negociar con los sindicatos 'con más calma' un plan social que acompañe un recorte de personal que considera inevitable.

La administración catalana aprobará el próximo martes el ERE temporal, que afectará a un máximo de 3.500 trabajadores. Empezará a aplicarse dos días después y finalizará el 31 de marzo. La plantilla se alternará en el abandono temporal de su puesto.

Sindicatos y dirección estuvieron reunidos este viernes cinco horas. El pacto sellado emplaza a ambas partes a constituir una mesa de negociación que a partir del 7 de enero tratará el plan de futuro y el proyecto industrial de la empresa, las necesidades de plantilla y la 'no adopción de medidas traumáticas'.

Sin embargo, se mantienen las mismas posiciones. Nissan entiende que con ello tendrá 'tiempo para poder explicar a los sindicatos el excedente de plantilla' y negociar 'cómo minimizar el impacto social' de los despidos, explicó ayer al término de la reunión el portavoz de la compañía, Alfredo Castaño. Hasta el momento, y con un ERE que recortaba casi el 40% del personal, los sindicatos se habían negado a cualquier negociación. Este aspecto, unido a las multitudinarias movilizaciones y el hecho de que la empresa tiene beneficios, hacía demasiado complicado a la Generalitat aprobar el ERE de Nissan.

Castaño consideró que por ahora no es necesario designar nuevos modelos a las factorías barcelonesas porque la prioridad es 'asegurar la competitividad de la planta'. Eso pasa, según la empresa, por suprimir el tercer turno de trabajo, ya que la demanda de todoterrenos que se fabrican en Barcelona ha disminuido. Sin manifestaciones y con un ambiente de 'calma social' ve más factible pactar recortes que sí pueda aprobar la administración.

Por contra, los representantes de los trabajadores y la conselleria de Trabajo hicieron una lectura muy diferente del acuerdo. 'Abordaremos una negociación donde la prioridad será definir el plan de futuro de la empresa', afirmó el líder de CCOO en Nissan, Javier Pacheco, que añadió que 'se aportarán soluciones' para evitar despidos. Los sindicatos reclamaron al presidente de la Generalitat, que viaja hoy a Japón y se entrevistará con los responsables de la multinacional, que 'logre compromisos sobre futuros proyectos para la fábrica'.

La incertidumbre sobre el futuro de la planta ya ha llevado a unos 200 trabajadores ha acogerse a bajas voluntarias.

Nissan también dejó claro que no renuncia a una parte de los 800 millones que el Gobierno destinará a ayudas al sector, aún cuando el Ministro de Industria, Miguel Sebastián, las ha condicionado a que no haya despidos. El ministerio afirmó ayer a Público que la conversión del expediente en temporal no es suficiente garantía, y que antes de ofrecerle ayudas económicas esperará si cabe unos meses a que la fabricante japonesa asegure su plantilla y un proyecto de futuro.