Público
Público

Bajo nivel "alfabetismo en salud" influye en bienestar personal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

Las personas que no puedenleer y comprender la información médica no tendrían un buenestado de salud general, demuestra una revisión de estudiospublicada en Annals of Internal Medicine.

El alfabetismo en salud se refiere a la capacidad de leer ycomprender información sobre una enfermedad o de manejar lascifras asociadas con la salud. Un diabético, por ejemplo,utiliza varios números a diario, ya sea para controlar el nivelde azúcar como para contar los carbohidratos que ingiere.

"Hay mucha atención puesta en cuán adecuadamente lapoblación comprende la información que recibe", dijo Nancy D.Berkman, investigadora de RTI International, un instituto sinfines de lucro de Research Triangle Park en Carolina delNorte.

El equipo de Berkman halló en 96 estudios publicados quelas personas con bajo nivel de alfabetismo en salud, que sesuele medir con test cortos de lectura y manejo de números,solían tener más internaciones que la población con mejordominio de los temas de salud.

Además, realizaban más consultas al departamento deemergencias y eran menos propensas a acceder a ciertosservicios preventivos, como la vacuna antigripal o lamamografía.

Hay muchos factores que influyen en el nivel de alfabetismoen salud. Los adultos mayores suelen tener más problemas con ellenguaje médico y los números que los jóvenes. Lo mismo ocurrecon la población con menor nivel educativo formal.

Pero Berkman señaló que aun cuando los estudios controlanesos factores, la relación entre el alfabetismo en salud y labaja calidad de salud personal se mantiene.

Los adultos mayores con poco conocimiento de temas de saludsuelen tener un mal estado clínico general y a morir antes queel resto, según las evidencias disponibles.

En uno de los estudios revisados, los autores habíanseguido a casi 3.300 adultos mayores de Estados Unidos durantesiete años. Durante el estudio falleció el 38 por ciento delgrupo con poco conocimiento de temas de salud, comparado con el19 por ciento de los participantes más informados.

Sin embargo, ningún estudio revisado demostró que elanalfabetismo en salud sea la causa. Pero, en general, larevisión respalda la noción de que el conocimiento en salud esimportante, según un editorial sobre los resultados.

"El estudio refuerza lo que sostiene la sabiduría popular:aumentar el alfabetismo en salud permitirá mejorar losresultados clínicos", escriben Cynthia Baur, de los Centrospara el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por susigla en inglés), y Nancy Ostrove, de la Administración deAlimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

Berkman comentó que hay investigadores que están estudiandocómo resolver el problema, desde hacer que la informaciónescrita sea más "amigable" con los consumidores hasta ayudar alos médicos a mejorar la comunicación con los pacientes.

En el 2010, el Departamento de Salud de Estados Unidoslanzó un plan nacional con ese propósito. Un objetivo delllamado National Action Plan to Improve Health Literacy estrabajar con la industria y otros grupos para reducir ellenguaje médico en los folletos para los pacientes, losformularios médicos, las recomendaciones oficiales y los sitiosde internet, entre otros.

Además, según Berkman, la población puede tomar ciertasmedidas para mejorar su conocimiento de los temas de salud: siuna persona no comprende algo que el médico le dice o lo que leda para leer, no debe asumir que es responsable del problema.

"No tiene que tener miedo de hacer preguntas sobre unaenfermedad o algo que leyó", dijo Berkman. Llevar a la pareja oun familiar a la consulta también es una buena idea, enespecial cuando una enfermedad es complicada o existen variosproblemas de salud.

FUENTE: Annals of Internal Medicine, 19 de julio del 2011