Público
Público

No se cree probable que la niña británica muriera por la vacuna

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La vacuna contra el cáncer de cuello de útero de GlaxoSmithKline Cervarix probablemente no causó la muerte de una adolescente británica que falleció poco después de aplicarse la inyección, dijo el martes un responsable sanitario.

"Creo que es poco probable que ese sea el caso", dijo el doctor Caron Grainger, director conjunto de Salud Pública de la zona donde murió la chica de 14 años, al ser consultado sobre la posibilidad de que haya una relación entre el fallecimiento y el Cervarix.

La noticia de la muerte llegó justo antes de una posible decisión de los reguladores sanitarios estadounidenses sobre si aprobar o no la venta de Cervarix en Estados Unidos.

"Creo que una vez que investiguemos (...) descubriremos que hay otra causa de su muerte", manifestó Grainger a la BBC.

"El mensaje en este momento para los padres y para las jóvenes que reciben esta vacuna es que deberían continuar con la vacunación", dijo Grainger, que trabaja para el Servicio Nacional de Salud en la ciudad de Coventry, en el centro de Inglaterra.

La policía está tratando la muerte de la niña como "sin explicación" e indicó que el martes se estaba realizando la autopsia.

La adolescente, nombrada por una fuente policial como Natalie Morton, enfermó el lunes después de ser vacunada en su escuela bajo el programa nacional de inmunización contra el virus del papiloma humano (VPH). El VPH es el virus de transmisión sexual más común.

NO HAY PLANES DE DETENER EL PROGRAMA

El Ministerio de Salud señaló que no tienen planeado detener el programa, bajo el cual se han administrado más de 1,4 millones de dosis de Cervarix.

"La vacuna tiene un historial de seguridad muy fuerte, por lo que las medidas preventivas están centradas sobre el lote", indicó la entidad.

Grainger dijo que sólo alrededor de 2.000 personas han padecido alguna reacción adversa a la inmunización durante el programa y que se trataba de cuestiones menores. GlaxoSmithKline manifestó el lunes que estaba trabajando con los reguladores para comprender mejor el caso.

"Desafortunadamente, algunos jóvenes mueren repentinamente por una serie de razones, incluidas causas cardíacas. A veces han estado completamente bien antes de su muerte", dijo el doctor David Elliman, del Hospital de Niños Great Ormond Street de Londres.

Un reducido número de niñas vacunadas en la misma escuela dijo haber sufrido mareos y náuseas, pero no tuvieron que ingresar en el hospital por ello, indicaron responsables sanitarios. La vacuna es administrada en tres dosis.

El programa de vacunación de las niñas de 12 y 13 años comenzó en Reino Unido en septiembre de 2008. El cáncer de cuello de útero es el decimosegundo entre los tumores más comunes entre las mujeres británicas, con más de 1.000 muertes anuales.

Si Cervarix obtiene la aprobación en Estados Unidos, competiría con Gardasil, de Merck, que ha sido la única inmunización contra el VPH autorizada en el mercado estadounidense desde 2006 y que ha registrado unas ventas por 268 millones de dólares en el segundo trimestre de este año.

El martes, Glaxo obtuvo respaldo para su vacuna contra el cáncer de cuello de útero por parte de un grupo asesor del Ministerio japonés de Salud, lo que la coloca camino a ser la primera empresa en ofrecer este tipo de inmunización en el segundo mercado farmacológico del mundo.