Publicado: 19.12.2013 08:00 |Actualizado: 19.12.2013 08:00

Lo que no dice la OCDE sobre la reforma laboral

Los sindicatos responden a la evaluación del organismo, que consideran sesgada e interesada para que se aplique una "segunda vuelta de tuerca" que abarate el despido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) presentó el miércoles su evaluación sobre la reforma laboral del Gobierno. Un informe en el que reconocía avances y beneficios para el mercado laboral español desde que la Ley 3/2012 del 10 de febrero entró en vigor, hace ya más de un año, pero a la que también veía necesidades de mejora.

La OCDE se sube al carro del Eurogrupo y de la patronal al afirmar que esta ley ha logrado parte de los objetivos que pretendía. Y también al pedir nuevas reformas, esa "segunda ronda" para lograr los objetivos no cumplidos, reformas que "tengan poco coste social", afirman, pero que incidan sobre todo en el abaratamiento del despido, en ampliar los periodos de prueba y disminuir la discrecionalidad de los tribunales para invalidar despidos colectivos. Algo a lo que la ministra Fátima Báñez ha dado el visto bueno.

El organismo asegura, como ya hizo el Gobierno, que ha servido para frenar la destrucción de empleo gracias a la flexibilidad interna en las empresas, que ahora tienen más facilidad para descolgarse de los convenios colectivos. También ha reducido los costes que supone para el empresario despedir a un trabajador indefinido. Dos puntos clave, según su informe, para crear empleo.

Sin embargo, desde los sindicatos no tienen la misma opinión y ven el informe completamente sesgado para justificar esta "segunda vuelta de tuerca". UGT ha respondido a la OCDE con un balance de esta reforma en el que afirma que su evaluación "choca con la apabullante realidad de los datos". Un balance que coincide con el que publicó CCOO el pasado octubre. Para las dos centrales sindicales, la reforma laboral ha resultado un fracaso en lo que a lograr sus objetivos se refiere. Es decir, en fomentar la creación de empleo, frenar su destrucción, hacer más eficiente la negociación colectiva y producir el cambio en el modelo productivo que el país necesita para salir de la crisis.

Según UGT, es cierto que en los últimos meses se ha ralentizado la destrucción de empleo, tal y como afirma el Gobierno, pero no lo achaca a la reforma, sino factores coyunturales. Para CCOO, esta afirmación depende de la variable que se elija. "Si tomamos como variable el empleo asalariado de más calidad, es decir, las personas que tienen un contrato estable, el resultado es el contrario: la tasa de destrucción de empleo aumenta en el último trimestre conocido [tercer trimestre de 2013].

UGT cifra en 610.000 los empleos perdidos desde que entró en vigor En concreto, UGT cifra en 610.000 los empleos que se han perdido desde su entrada en vigor, 663.000 si se valora en términos de trabajadores asalariados. CCOO aumenta esta cifra, tomando datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), a 633.500 puestos de trabajo destruidos en el primer año de aplicación.

Los dos sindicatos ven una causa evidente: si se abarata el despido en fase de recesión, aumentan los despidos, algo que choca con las recetas de la OCDE y otras organismos. CCOO va más allá y arroja una cifra alarmante. En los dos años previos a las reformas laborales (primero fue la del PSOE en 2010 y luego la del PP) el empleo cayó un 3,4%. Los dos años siguientes, la destrucción de empleo se disparó hasta el 8,3%.

En su informe, la OCDE ve una clara reducción de los despidos colectivos [sin aportar cifras] gracias, en parte, a la "inseguridad jurídica" que ha traído esta ley a la hora de formalizar un ERE. Desde UGT lo niegan y apuntan un aumento del 42% en los casos de trabajadores despedidos en un ERE desde que se introdujo la reforma.

La rebaja salarial es dolorosa para el trabajador pero necesaria para la empresa" Poco le importa a la OCDE la calidad del empleo en nuestro país cuando destaca como punto positivo que la reforma laboral "ha contribuido a una significativa moderación salarial" que "aunque está afectado a los niveles de vida de los trabajadores ya empiezan a verse sus resultados en lo que respecta a evolución del empleo y a puestos de trabajo no destruidos". Este organismo suscribe las tesis primero del FMI [aseguró que reducir un 10% los salarios crearía empleo] y después del BBVA Research [afirmó que reduciendo un 7% los sueldos se crearía empleo y crecería el PIB]."La rebaja salarial es dolorosa para el trabajador pero necesaria para la empresa", afirmaban los técnicos durante la presentación de la evaluación encargada por el Gobierno.

Además de que los salarios llevan cuatro trimestres consecutivos a la baja, algo inaudito desde que se toman datos, lo que aprecian los sindicatos en una merma en la calidad del mercado de trabajo. En concreto, UGT critica que estamos asistiendo a un "trasvase del empleo a jornada completa al empleo de tiempo parcial, más barato y flexible". CCOO critica además el "efecto sustitución" que esto provoca. "Es nulo en sus efectos reales que la desaparición de un contrato a tiempo completo se compense con la creación de dos a media jornada. Son las mismas ocho horas diarias, pero en las estadísticas, donde antes había un empleo ahora aparecen dos", apuntan.

Los salarios llevan bajando cuatro trimestres consecutivos  Por otro lado, es evidente que desde que se instaló la reforma, los contratos temporales van ganando terreno al indefinido. CCOO advertía en octubre de que entre el segundo trimestre de 2012 y el de 2013 se perdieron 439.300 empleos indefinidos. Con datos más recientes, UGT asegura  que desde la aprobación de la reforma, el 90% de los empleos perdidos eran indefinidos, 581.200, mientras que los ceses de contratos temporales apenas superaban los 82.000.

                        Variación asalariados con contrato indefinido

FUENTE: CCOO

Esto choca de pleno con la afirmación de la OCDE. "La reforma ha contribuido a promover la contratación, en particular la indefinida", y recalcaba que con esas medidas se podrían haber creado 25.000 nuevos empleos indefinidos al mes. "¿Es posible realizar una valoración más torticera e interesada?", se pregunta UGT, que desmiente el aumento de la OCDE y afirma que el porcentaje de estos contratos sobre el total es el menor desde 1997.

"Uno de los principales elementos de la reforma es la mayor preferencia que se da a los convenios colectivos de empresa con respecto a los convenios sectoriales o regionales, así como la mayor facilidad que se ofrece a las empresas para descolgarse de los convenios colectivos y adoptar medidas de flexibilidad interna para limitar la destrucción de empleo", dice el informe del organismo europeo.

"Fomenta un modelo basado en la autoridad y la imposición empresarial " Para UGT, esto "fomenta un modelo basado en la autoridad y la imposición empresarial [...] que está paralizando muchos procesos de negociación". Y denuncia que la negociación colectiva está "bloqueada"  ya que a fecha de noviembre de 2013, el 57,5% de los trabajadores cubiertos por un convenio colectivo en 2011 están pendientes de negociación. El 73% en el caso de convenios internos de una empresa.

"reducir salarios contrae el consumo de las familias, alimenta la recesión y dificulta la salida de la crisis" Para UGT, no. "Lo que está haciendo es fomentar un modelo de salida de la crisis basado en bajos salarios, peores condiciones laborales y el surgimiento de nuevas "burbujas" insostenibles a medio y largo plazo", denuncia. Para ello recuerda la devaluación salarial que resta poder adquisitivo a los asalariados, algo que se aprecia en la negociación de los convenios y el descenso de los costes salariales.

La reforma "abarata los costes de las empresas pero eso no repercute en una bajada de precios", por lo que las empresas simplemente están aumentando sus beneficios. Por otra parte, en cuanto a competitividad se refiere, "reducir salarios contrae el consumo de las familias, alimenta la recesión y dificulta la salida de la crisis", explica el informe de UGT, que recuerda que "una competencia basada únicamente en el factor precio" reduciendo costes salariales "nos sitúa en la órbita" de países menos desarrollados.