Público
Público

No habrá reunión ministerial en diciembre para intentar concluir la Ronda de Doha

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Pascal Lamy, descartó hoy convocar una reunión ministerial en diciembre para intentar concluir la Ronda de Doha y dar así una señal positiva ante la crisis financiera internacional.

Lamy pretendía congregar a los ministros de Comercio este mes para acatar la solicitud que hicieron los países del G-20 (los más ricos más los emergentes) de que la Ronda de Doha, que se negocia desde hace siete años, concluya este año como una señal de unidad ante la crisis financiera que padece la mayoría de las economías del mundo.

El director general de la OMC tomó la decisión tras las consultas que mantuvo con los ministros de Australia, Brasil, China, Estados Unidos, India, Japón y la Unión Europea, y con los jefes de delegación del resto de países, que le convencieron de que todavía existen demasiados puntos de desacuerdo que impiden lograr el consenso necesario.

Lamy había pensado inicialmente convocar la reunión del 13 al 15, opción que fue descartada el pasado lunes y dio paso a la posibilidad de realizarla del 17 al 19, posibilidad que también ha sido rechazada.

El pasado sábado, los presidentes de los grupos de negociación de agricultura y productos industriales presentaron nuevos borradores de acuerdo -la cuarta revisión- que fueron acogidos positivamente por algunos, pero que encontraron el claro rechazo de EEUU.

Al inmediato y claro descontento de Washington, se le sumó enseguida Japón y Canadá que también dejaron claro que no estaban de acuerdo con los textos.

EEUU intentó, en vano, convencer a China, India y Brasil de que aceptaran la liberalización total -reducir a cero los aranceles- de, al menos, dos sectores industriales como parte de la flexibilidad en el acuerdo global.

Una opción, conocida como "sectoriales", totalmente descartada por los emergentes que han recordado una y otra vez que esta posibilidad debe ser voluntaria, tal y como establece las bases del acuerdo.

El Gobierno de George W. Bush quiere concluir la Ronda este año, para dejarla como legado de su gestión, pero los fuertes grupos de presión agrícolas e industriales rechazan un texto que no les otorgue beneficios concretos.

Además de los sectoriales, los otros temas clave de la negociación que no permiten el consenso -en todos está implicado Estados Unidos- son el sistema de salvaguardas especiales, y el recorte de subsidios para los productores de algodón.

El mecanismo de salvaguardas permitiría un aumento de tarifas agrícolas en los países pobres, en caso de un aumento repentino de las importaciones o de una rebaja abrupta de los precios, y fue el tema que hizo fracasar la reunión ministerial del pasado julio.

Lamy ha intentando forzar hasta el último un acuerdo para poder convocar la reunión ministerial, pero no ha sido capaz por las diferencias de criterio, y porque es consciente de que no puede permitirse en lujo de un nuevo fracaso en menos de seis meses y en un contexto de crisis económica global.

Esta previsto que Lamy ofrezca hoy mismo una rueda de prensa para explicar su decisión.