Público
Público

"No me arrepiento ni me reconcomo por nada en mi carrera", dice Antonio Banderas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Antonio Banderas es toda una institución y, a pesar de algunas elecciones poco acertadas, sigue en pie de guerra: estrena mañana en España "The Code" y contempla los rodajes de "Dalí" y la nueva película de Woody Allen, por lo que tiene claro que no se arrepiente "por nada" en su carrera.

"No cambiaría nada en absoluto", dijo en una entrevista con Efe el actor español.

"Las cosas que he hecho han ocurrido porque tenían que pasar así", aseguró el actor, de 49 años, quien recordó que el papel del poeta cubano Reinaldo Arenas en "Before Night Falls", por el que su compatriota Javier Bardem fue candidato al Óscar, le fue ofrecido primero a él.

"Yo era amigo íntimo de Julian (Schnabel, director del filme) y no lo hice porque surgió una película, 'The Body', que pasó sin pena ni gloria, pero ya había firmado y aquel papel le valió a Javier su entrada triunfal en EE.UU.", rememoró el intérprete malagueño.

"Pero no me arrepiento ni me reconcomo; en un mundo donde la envidia parece una constante, nunca he sentido ese resquemor, tengo lo que tengo, juego con las cartas que me da la vida y nunca echo la vista atrás, y menos yo, que la vida me ha tratado demasiado bien", agregó Banderas, que aceptó trabajar en "The Code" simplemente por coincidir con Morgan Freeman.

"Él es maravilloso. Yo hago la película por él. Esa es la verdad. Estaba preparando 'Dalí' y de repente cambió todo, probablemente la empecemos a hacer ahora en mayo; estaba en Marbella y cuando me dijeron que había una posibilidad de trabajar con él me agarré un avión y me fui para Nueva York", explicó.

Allí Banderas se reunió con Freeman y con Mimi Leder ("Deep Impact"), la directora de la cinta, y dieron luz verde al proyecto, en el que el español disfrutó al lado del actor ganador del Óscar por "Million Dollar Baby".

"Lo ves interpretar y dices... es él, no hay duda. Basa su trabajo en su personalidad, igual que le pasaba a Fernando Fernán Gómez, era tan arrollador que se chupaba los personajes, pero como es tan interesante, te quedas con él", manifestó Banderas.

"The Code" es la historia de un par de ladrones que se asocian para hacerse con unas joyas de incalculable valor, aunque para lograrlo tendrán que vérselas con una familia rusa que reclama su propiedad.

"Es una película de género, puro entretenimiento, tiene su intríngulis porque nada es lo que parece", aseguró el actor, que en agosto cumplirá 50 años.

A pesar de ello, y como se puede apreciar en el filme, se mantiene en perfecto estado de forma.

"Es el yoga", desveló. "No hago nada de dieta, soy una lima comiendo, pero el yoga lo hago desde hace cinco años y me viene muy bien a nivel físico y de coco; lo hago prácticamente todos los días, a las 6.30 en mi gimnasio, sesiones de 45 minutos por lo menos", explicó el actor, al que le acompaña su esposa, Melanie Griffith, en esas sesiones.

El equilibrio que le proporciona el yoga le va a hacer falta para compaginar su agenda en los próximos meses, ya que tiene por delante los rodajes de "Dalí" y del nuevo filme de Woody Allen, cuya producción comenzará en Londres este verano.

Ese papel ha llegado a raíz de su cambio de agencia de representación, al apostar en enero por William Morris tras su paso por CAA.

"Estoy encantado, me llegan proyectos muy interesantes; venía pensando en cambiar desde hace años, incluso proponiéndolo a CAA, hasta que aproveché una coyuntura y salí por la ventana", dijo el intérprete, quien se mostró entusiasmado por poder recrear al pintor español Salvador Dalí.

"Me enganché a su personalidad", apuntó. "No era lo que ofrecía delante de la cámara, era increíblemente tímido y un poquito disfuncional. Creó ese gran escudo, muy divertido, pero en realidad era un gran conversador, ácido, un hombre en profundo estado de libertad y surrealista en sí mismo", comentó sobre Dalí.

"Dalí", dirigida por el británico Simon West, contará con dos partes bien diferenciadas: una primera hilarante ("queremos jugar a lo que él jugaba, divertirnos") y otra más profunda y seria ("sobre el rapto que sufrió al final de su vida, uno de los mayores fraudes de la historia del arte").