Público
Público

"No me gusta la tele que sólo vende catastrofismo"

Buenafuente entrevistará en dos programas en TV3 al divulgador Eduard Punset  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

¿Cómo va la vida? Detrás de esta pregunta se esconde... todo. Más aún si los que deben responderla son Andreu Buenafuente y Eduard Punset. 'Va mejor de lo que pensamos', responde Buenafuente. El optimismo de su afirmación está justificado científicamente por el mismísimo Punset, con quien ha hablado en una especie de programa-entrevista-charla que TV3 emitirá en dos entregas, los días 8 y 15 de noviembre a las 22.25 horas.

En Com va la vida? (¿Cómo va la vida?), estos dos grandes comunicadores analizarán las claves para afrontar los tiempos de crisis. Y lo harán con humor, en un formato distendido y divertido. 'Hacemos una pareja prácticamente cómica', dice Buenafuente.

'Com va la vida?' propone una charla sosegada y llena de humor

El presentador, que regresa a TV3 tras siete años, admite que hacer televisión es cada día más difícil: 'No nos gusta la tele que se hace, donde parece que sólo vende el catastrofismo... Por eso encuentro que dos señores que hablan tranquilos durante una hora será bueno, porque... ¿dónde se ha visto? Ahora sólo vemos como mínimo a nueve señores, muy nerviosos y durante mucho más de una hora'.

Eduard Punset, por tanto, no será en ningún caso un simple sparring. Buenafuente, especialista en el género de la entrevista, se siente privilegiado de charlar con 'el mejor divulgador científico del país, un gurú'. 'Es el invitado que más capta la atención en la entrevista', opina. 'Cuando habla, todo es silencio y concentración, como un mantra...', señala.

Estos dos programas especiales serán una especie de maratón, un proyecto parecido al que Buenafuente hizo en su día con el desaparecido Pepe Rubianes. Con las obvias diferencias, Punset aporta la misma actitud que Rubianes: 'Es muy despistado. Esto es parte de su encanto. Es como un niño sabio de 70 años, que se tira a todas las piscinas'. Para reflejar el espíritu del científico, Buenafuente recuerda un comentario que le dejó boquiabierto: 'Eres el chimpancé que más me gusta, me dijo'. 'Yo me lo tomé como algo bueno, pero no sé...'.

'Hablamos de sexo, de miedo, de amor, de futuro', avanza el cómico catalán

Enigmático, pues, Punset es también un tipo tranquilo. '¡No sufre por nada!', exclama Buenafuente, quizás un poco envidioso. 'Ve la vida con optimismo. Hablamos de sexo, de miedo, de amor, de futuro... Y él todo lo traslada a su base cronológica de millones de años y, claro, te dice que los problemas de ahora serán anecdóticos dentro de miles de años. Y dices: sí claro... mientras él habla acariciando un fósil que, te recuerda, hace millones de años que está aquí'...'. Los problemas que nos ahogan no agobian a Punset. 'Somos seres humanos, cautivos de la urgencia de tener que llegar a fin de mes', dice Buenafuente, 'pero Punset nos da valores que, aunque no nos pagan la hipoteca, son importantes'.

Al cómico le sorprende la cantidad de contactos de su invitado: 'Siempre conoce a algún científico con el que ha hablado de cualquier tema que pueda surgir'. Y también su continua puesta al día. 'Dice mucho la frase ahora se ha sabido', por lo que me alegro de no haber grabado el programa días antes, ya que estas cosas todavía no se sabían', bromea. Pero, por supuesto, el mérito de aguantar el programa no es sólo del entrevistado. 'Ordenar el bestiario de Punset y traducirlo en preguntas lleva mucho trabajo', reconoce el humorista.

¿Es posible ser feliz en el siglo XXI? ¿Estamos perdiendo los valores o simplemente cambiándolos? ¿Por qué nos cuesta tanto ver la luz... y por qué es tan cara? Estas son el tipo de preguntas que se plantean en el programa. 'Carne de monólogo', dice Buenafuente. De hecho, el espacio comenzará con una charla del presentador consigo mismo, en la que repasará los puntos calientes que luego profundizará con Punset, quien aportará su experiencia divulgadora de la investigación científica.

'Entramos en el terreno de lo cotidiano, y esa es la gran cantera de material para monólogos'. Y pone, quizás, el ejemplo más claro: 'La parte del cerebro que el hombre destina al sexo es el doble que la que destina la mujer'. 'Llegamos a creer que estamos obsesionados, pero no, todo responde al diseño natural', bromea. Tranquilo, pues.