Publicado: 25.10.2014 23:21 |Actualizado: 25.10.2014 23:21

No es momento para el miedo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

*Miembros del equipo Construyendo Pueblo

No es momento para tener miedo. Tenemos tal responsabilidad por delante, y es tan grande el cambio que necesitamos llevar a cabo para sobrevivir como comunidad, para lograr decidir nuestro futuro como comunidad, que no cabe el miedo. Acabar con él es el primer desafío al que nos enfrentamos.

A lo largo del proceso de la Asamblea Ciudadana de Podemos han estado en pugna dos pasiones: la ilusión y la esperanza de iniciar el cambio, de estar dotándonos por fin de una herramienta política para iniciar el cambio, y el miedo a que se rompa la herramienta, el rechazo -más visceral que racional- al disenso y a la exposición de diferencias políticas en el seno de Podemos. El miedo ha sido tan grande que toda expresión de diferencias políticas -u organizativas- había de ser precedida y seguida de una sincera apuesta por la unidad, por mantenernos juntos, por seguir adelante. Y es natural y preocupante al tiempo. Revela una carencia que las personas que hemos apostado y apostamos por la transformación social no hemos sabido resolver más que parcialmente, ni siquiera ahora que Podemos nos ha reunido para dar el salto a lo político y estamos juntas: la carencia de una razón común, de un sentido común, de un proyecto común de transformación. Hemos conseguido construir parte de ello a partir de las luchas sociales: razón común contra la mercantilización de la educación, del agua, de la sanidad, de la vivienda. Pero carecemos de una propuesta de toma de las instituciones que sea compartida y que nos represente a todos. Sabemos qué queremos defender, pero no sabemos todavía qué queremos hacer, qué modelo de sociedad necesitamos.

Ocurre que Podemos es un puente, un puente que vincula personas muy diferentes, de experiencias, biografías, aspiraciones y sensibilidades ideológicas diferentes, para dar el salto a lo político y recuperar las instituciones para la mayoría. A tal punto llega su potencia aglutinadora. El elemento que permite unir lo heterogéneo no se le escapa a nadie: el liderazgo mediático, en cuya figura se funda la existencia misma de Podemos y cuya consigna de «echar a la casta» nos reúne a todos. Pero echar a la casta no es un proyecto, no es un para sino un contra qué. Si hacemos un ejercicio de memoria, fue la principal crítica que se le hizo -con razón, aunque sin comprensión- al 15M: su incapacidad de formular una alternativa compartida por todos al proyecto en beneficio de las élites de aquellos que no nos representan. Fue el disenso, las diferencias políticas que no supimos resolver en las plazas, la dificultad para articular un discurso amplio pero común, que sí nos representara, lo que imposibilitó al 15M formular una alternativa política. Ahora las cosas han cambiado. Ahora sí hay alguien que nos representa.

El problema reside en que, no siendo todavía capaces -nosotras y nosotros, la gente de abajo- de resolver aquello que más nos separa políticamente, de articular un discurso común, una razón común para el cambio, dependemos de la figura del líder para hacerlo. Él nos permite avanzar cuando el disenso nos obliga a detenernos. Dependemos del líder para caminar hacia delante, pero el líder a su vez depende de su sustento material, de su proyección mediática, como depende también de mantener una cierta ambigüedad para conservar su potencia representadora de tantas personas diferentes. Y porque nosotros dependemos de la figura mediática, la figura mediática depende de los intereses de los grandes grupos de comunicación -que no suelen ser, vaya por delante, muy favorables a la transformación social- y de su indefinición. Pero un ascenso de las luchas, de la exacerbación de las diferencias políticas, una necesaria toma de posición en un momento dado puede acabar con su capacidad aglutinadora y romper nuestra unidad, porque es una unidad basada en un consenso muy frágil. Mientras sigamos delegando la resolución de nuestras diferencias políticas en la palabra del líder, seguiremos teniendo miedo a la ruptura, al desacuerdo, a la pluralidad, porque nuestra unidad seguirá siendo frágil. Y no es momento de tener miedo. Tan grande es la responsabilidad que tenemos sobre nuestros hombros, a tal punto depende de nuestro coraje la conquista de un futuro digno. Es necesario ser valientes. Es necesario aceptar la existencia de diferencias políticas para afrontarlas, para ser fuertes, para estar juntos, para iniciar el cambio. Eso significa construir pueblo.

No es pequeño el desafío, pero es hermoso y necesario. Imprescindible, si queremos responder al ataque de las élites que imponen sus beneficios a nuestros derechos y libertades. Fundamental, si queremos llevar a cabo la ruptura democrática con el régimen del 78, si queremos conquistar el derecho a decidir nuestro futuro. Es urgente ganar las elecciones, pero no permitamos que ello nos impida vencer. Vencer implica que en cada barrio, en cada pueblo y cada ciudad pensemos en común aquello que nos une y decidamos, juntas y juntos, por qué alternativa vamos a luchar. Vencer significa anteponer al privilegio de las élites el bienestar de la gente de abajo, y que seamos nosotras y nosotros, la mayoría social, quien determine cómo llegar a ello. Para vencer necesitamos construir pueblo, construir un sentido común en que fundarnos y volver a pensarnos como pueblo. Nadie va hacerlo por nosotros, no dejemos que nos detenga el miedo. Somos protagonistas de nuestra historia. Somos el cambio. Es nuestro momento.


http://www.quoners.es/q/voto-internet