Público
Público

No es necesario esperar para buscar bebé tras aborto espontáneo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Frederik Joelving

No es necesario esperar parabuscar un nuevo embarazo después de un aborto natural,informaron investigadores de Escocia.

De hecho, mujeres que quedaron embarazadas dentro de losseis meses después del aborto fueron más propensas a tener unagestación con final feliz que las que dejaron pasar mástiempo.

"A las mujeres se les suele aconsejar esperar para volver abuscar un bebé", dijo a Reuters Health la doctora SohineeBhattacharya, que participó del estudio.

Desde el 2005, la Organización Mundial de la Salud (OMS)recomienda esperar por lo menos medio año antes de volver aintentarlo, según Bhattacharya, del Hospital Maternal deAberdeen, cuyas guías son muy utilizadas, pero cuentan con muypocas evidencias.

"Pero el mejor consejo es que no existen motivos físicospor los que las mujeres tienen que demorar un segundoembarazo", agregó.

En los países desarrollados, muchas mujeres postergan suprimer embarazo, lo que eleva el riesgo de sufrir un aborto.Casi un tercio de las mujeres de 40 años pierden el embarazo,señaló el equipo, que publica los resultados en la revistaBMJ.

De modo que el consejo de Bhattacharya es intentarlonuevamente lo antes posible. "Pero, es no significa forzar ladecisión si la mujer aún no está preparada emocional ofísicamente", agregó.

Otros médicos sostienen que es muy pronto como paramodificar las prácticas vigentes.

"Necesitamos más datos para orientar con certeza a lasmujeres", opinó la obstetra Alison G. Cahill, de la WashingtonUniversity, en St. Louis.

El equipo de Escocia analizó historias clínicas de más de30.000 mujeres que habían perdido el primer embarazoregistrado. El 85 por ciento de las pacientes que volvieron aconcebir durante los seis meses posteriores al aborto, tuvo unbebé vivo; el 10 por ciento volvió a perder el embarazo.

Pero cuando pasó más tiempo, menos del 80 por ciento de lasmujeres tuvo un bebé vivo y más del 12 por ciento lo perdió.

FUENTE: BMJ, online 6 de agosto del 2010