Público
Público

"No necesitamos dejar mensajes, simplemente jugamos al máximo nivel", afirma James

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El alero LeBron James, por segunda temporada consecutiva, llegó al Staples Center de Los Ángeles para convertirse en la gran figura de la jornada navideña de la NBA, pero esta vez lo hizo como la nueva estrella de los Heat de Miami que ganaron 80-96 a los Lakers, actuales campeones de liga.

James, al que criticaron por haber dejado a los Cavaliers de Cleveland para unirse a las estrellas, el ala-pívot Chris Bosh y el escolta Dwyane Wade, logró un triple doble de 27 puntos, incluida una nueva marca individual en lo que va de temporada de cinco triples, con 11 rebotes y 10 asistencias.

"No salimos al campo para dejar mensajes a nadie en especial, simplemente queremos demostrarnos a nosotros mismos como jugadores que podemos alcanzar el más alto nivel", declaró James, que consiguió su tercer triple-doble de la temporada y el número 31 como profesional. "Estamos muy felices por el triunfo y haber sido mejores".

En cuanto al duro marcaje que había sufrido por parte del alero Ron Artest y del intercambio dialéctico con el escolta Kobe Bryant, de los Lakers, James se limitó a decir que les había preguntado a los dos cual había sido el regalo que recibieron por Navidad.

Por su parte, el escolta Dwyane Wade, que aportó 18 puntos, reconoció que haber ganado el partido del Día de Navidad ante los Lakers era un "plus" que les daba como equipo con aspiraciones a luchar por el título de liga.

"Tenemos equipo para hacer cada día mejor baloncesto en el campo y eso es lo que estamos logrando", destacó Wade después que los Heat ganaron el noveno partido consecutivo fuera de su campo, la tercera mejor racha en la historia del equipo. "Desde el inicio estuvimos en control de las acciones, nuestra defensa fue muy buena".

Wade dijo que la clave del triunfo estuvo en la gran defensa que hicieron los hombres altos sobre el ala-pívot español Pau Gasol y Lamar Odom, además del trabajo que él mismo realizó en el marcaje a Bryant.

"No es fácil marcar a un jugador de la clase de Bryant, pero al final todos luchamos como equipo, nos ayudamos y demostramos que podemos ganar a cualquier rival, aunque sea el mejor de la NBA", señaló Wade.

El ala-pívot Chris Bosh, que aportó un doble-doble de 24 puntos y 13 rebotes, también admitió que la clave de la victoria estuvo en la "excelente" defensa que jugaron.

"Nuestra identidad y fuerza en estos momentos como equipo es que sabemos jugar buena defensa durante todo el tiempo del partido", destacó Bosh.

La cruz de la moneda del partido la vivió Bryant, la estrella de los Lakers, que por segunda temporada consecutiva sucumbió en el duelo individual ante James después de quedarse con sólo 17 puntos en 40 minutos que estuvo en el campo.

"Parece como que estos partidos son más importantes para nuestros rivales que para nosotros", declaró Bryant. "Creo que debemos cambiar esa actitud y jugar con más concentración, además de darle más valor a los partidos".

Sin embargo, la imagen de los Lakers no sólo fue que no tuvieron una actitud ganadora sino que nunca pudieron con la defensa de los Heat.

"No me gusta lo que he visto del equipo...", subrayo Bryant. "Sabemos lo que somos capaces de hacer en el campo y el no demostrarlo forma parte del problema", argumentó el base estrella de los Lakers, que han perdido dos partidos consecutivos en su campo.