Publicado: 11.01.2014 20:06 |Actualizado: 11.01.2014 20:06

"No olvidamos", clama el movimiento 'CIES No' ante el centro de la Zona Franca de Barcelona

Centenares de manifestantes exigen que se investigue la muerte de un joven en el centro de internamiento y exigen el cierre de esos recintos en los que se recluye en un régimen oscurantista a inmigrantes sin papeles que no han cometido delito ningu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Centenares de personas han acudido con pancartas y antorchas a las puertas del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca de Barcelona para exigir que se ponga fin al encarcelamiento de inmigrantes sin papeles que no han cometido delito alguno en un régimen de absoluta opacidad.

A los reclusos les han intentado hacer saber desde el exterior que son muchos los que, a pesar del oscurantismo con el que se les reprime, están dispuestos a denunciar la violencia policial dentro de estos centros y a hacer todo lo posible para que se deroguen las leyes que limitan los derechos de los inmigrantes, las que dividen a los ciudadanos entre personas de origen comunitario y no comunitario.

Los manifestantes también han levantado la voz para hacer saber que no olvidarán a quienes han perdido la vida en condiciones nunca suficientemente esclarecidas, entre otras razones porque algunos de los internos que podían explicar cómo ocurrió han sido expulsados, deportados antes de ser llamados a testificar.

Los internos saben que se les está apoyando desde el exterior Andres García Berrio, abogado que atiende a inmigrantes en situación de indefensión, ha podido entrar hoy mismo en el CIE de Zona Franca poco antes de la concentración de protesta. Ha explicado a Público que los internos saben que "fuera del recinto se dan a conocer sus reivindicaciones", que hoy en el interior se respiraba cierta tranquilidad, a pesar de una de estas personas privadas de libertad ha padecido represalias por haber denunciado hechos de violencia recientes. Ha informado del plante que se produjo el pasado 1 de enero en el patio del CIE, en protesta por la prolongación injustificada de su estancia en el centro, para exigir el cese de las agresiones y por la falta de atención médica.

Entre los participantes en la marcha se encontraba un buen número de activistas vecinales y algunos representantes políticos, como el portavoz de ERC en el Congreso Joan Tardà, el diputado por Iniciativa per Catalunya Joan Coscubiela,  o Ricard Gomà, portavoz de ese mismo partido en el Ayuntamiento de Barcelona.

Coscubiela, en declaraciones a Público, ha señalado que los CIE son un verdadero agujero para los derechos humanos, una irregularidad administrativa flagrante y, al mismo tiempo, una prueba de la que la práctica política del PP se asemeja a la de la extrema derecha europea.

Unas 1.500 personas según la organización --350 de acuerdo a las cifras de la Guardia Urbana-- participaron en la manifestación pidiendo el cierre del centro de la Zona Franca. Lo han hecho convocados por la plataforma Tanquem els CIE --que agrupa a varias entidades, como SOS Racisme-- en una marcha que ha partido a las 16.30 de la plaza Espanya y ha llegado al centro sobre las 18.00 horas.

En declaraciones a Europa Press, la portavoz de la plataforma Mireia Vehí ha criticado la falta de efectividad de los organismos de control en las agresiones que se han producido en el CIE de la Zona Franca a lo largo de estas Navidad, y en la muerte de un joven en diciembre.

"Exigimos que se investiguen la muerte y las irregularidades del centro, que debe cerrarse", ha explicado Vehí, que ha subrayado que ERC, ICV y la CUP han apoyado la marcha.

La manifestación se produce después de que varios diputados y una eurodiputada accedieran al centro haciéndose pasar por familiares de los internos.