Público
Público

"No es país para viejos", triunfadora en una gala de los Óscar de marcado sabor europeo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La película Joel y Ethan Coen "No es país para viejos" logró cuatro estatuillas en la 80 edición de los Óscar de Hollywood que, gracias a Javier Bardem, Tilda Swinton, Marion Cotillard y Daniel Day-Lewis, tuvo un marcado sabor europeo.

La violenta cinta de los Coen se alzó con dos de los premios más codiciados, Mejor Dirección y Mejor Película, así como con el Mejor Guión Adaptado -sobre una novela de Cormac McCarthy- y Mejor Actor Secundario, que fue para Bardem.

Los hermanos Coen, que ya tenían un Óscar por "Fargo", en 1996, han entrado en el grupo de privilegiados directores que logran tres premios en una noche, junto a Francis Ford Coppola ("El Padrino II"), James Cameron ("Titanic") y Billy Wilder ("El Apartamento").

El cuarto oscar de la película fue para Bardem quien, tras haber sido candidato en el año 2000 por "Antes que anochezca", hizo historia para el cine de España, donde nunca antes un actor había logrado un Óscar.

"No es país para viejos" optaba a un total de ocho estatuillas, al igual que "Pozos de ambición", que obtuvo sólo dos, a Mejor Fotografía y al Mejor Actor, que recayó en el británico Daniel Day-Lewis.

También figuraban como favorita "Michael Clayton" con siete candidaturas, de las que sólo se llevó una, la de Mejor Actriz Secundaria, que fue para la británica Tilda Swinton, por su papel de una ambiciosa mujer de negocios.

"Expiación", que también aspiraba a siete estatuillas, sólo se llevó la de Mejor Banda Sonora, que fue para otro europeo, el italiano Dario Marianelli, que desbancó al español Alberto Iglesias por su composición para "Cometas en el cielo".

Una de las sorpresas de la noche fue la actriz francesa Marion Cotillard, de 33 años, que engrandeció el cine europeo al alzarse con el Óscar a la mejor actriz por su interpretación de Edith Piaf en la "La Vida en Rosa".

La interprete francesa es la segunda actriz que ha logrado el Óscar por su interpretación en una película que no era en inglés, tras Sofía Loren por su papel en "Dos mujeres" de Vittorio de Sica (1960).

Para "La Vida en Rosa", el premio de Cotillard fue el segundo de la noche, tras haber obtenido el Óscar al Mejor Maquillaje.

El cine europeo logró otra estatuilla en la categoría de Mejor Película en Lengua Extranjera, que fue para la austríaca "Los Falsificadores", dirigida por Stefan Ruzowitzky.

Y la de mejor canción, para la bella "Falling Slowly", compuesta por Glen Hansard (irlandés) y Markéta Irglová (checa) para la película irlandesa "Once", que también protagonizan.

Si bien no es europea, la mejor película de animación, "Ratatouille", de Disney, tiene un claro sabor parisino, pues narra las andanzas de un ratón en la capital francesa.

Por número de estatuillas, destacó la última entrega de la saga Bourne, "El Ultimátum de Bourne", con tres premios técnicos, el Oscar al Montaje, Montaje de Sonido, y a la Mezcla de Sonido.

En esta última categoría aparecía como candidato, por "Transformers", Kevin O'Connell, quien tiene el récord de haber estado nominado 20 veces y no haber ganado ninguna.

El Óscar al Mejor Guíon Original fue para "Juno" y su guionista, Diablo Cody, quien era una bailarina de streep-tease antes de convertirse en una famosa escritora de blogs.

Pese a ser una de las películas de más bajo presupuesto, "Juno" optaba a cuatro de los premios más importantes, Mejor Película, Mejor Director y Actriz Principal, además del guión, aunque sólo consiguió el de guión.

El resto de premios estuvo también muy repartido, dado que el Mejor Vestuario fue para "Elizabeth: la edad de Oro", el de Efectos Visuales para "La Brújula Dorada", la Dirección Artística para "Sweeney Todd. El barbero demoníaco de la calle Fleet".